Una marca para acoger el astroturismo abulense

Redacción
-

La Diputación crea el sello Stellarium Ávila como paraguas en el que acoger la calidad y la excelencia de los productos vinculados a la calidad de nuestro cielo, ya sean científicos, turísticos, hosteleros, sociales y económicos de toda la provincia

Una marca para acoger el astroturismo abulense

Stellarium Ávila es el nombre elegido por el Área de Turismo, Asuntos Europeos y Energía de la Diputación Provincial para abarcar todas las actividades, promoción y desarrollo del astroturismo en las comarcas abulenses. “La intención de crear la marca Stellarium Ávila responde a la necesidad de ofrecer un paraguas de calidad y excelencia para los productos científicos, turísticos, hosteleros, sociales y económicos relacionados con esta actividad por la que apostamos como generadora de riqueza”, explica el diputado responsable del Área, Armando García Cuenca.

Stellarium Ávila nace con proyección nacional e internacional para ser la referencia del astroturismo abulense “no sólo en el entorno del Parque Regional de la Sierra de Gredos, que, gracias al trabajo de la Diputación, de los ayuntamientos y de entidades de la zona cuenta con el certificado de Reserva Starlight, sino de toda la provincia, puesto que conservar, potenciar y explotar la observación de los cielos oscuros es una oportunidad para todas las comarcas abulenses”, subraya García Cuenca.

La imagen de marca representa las vías que confluyen en un punto, la provincia de Ávila, situada en el centro de la Península, como una referencia para todos aquellos turistas que quieran disfrutar de la experiencia inolvidable de la observación privilegiada de la bóveda celeste. La estrella de cinco puntas que forman las líneas simboliza, por un lado, las condiciones óptimas que reúne Ávila para esa observación y, por otro, las cinco comarcas abulenses.

Asimismo, las diferentes longitudes de las líneas concéntricas simulan los destellos de estrellas y constelaciones y transmiten la diversidad de procedencias de los visitantes, que pueden llegar desde cualquier lugar del mundo a disfrutar de un producto turístico que se ofrece a todos los públicos y a todas las opciones.

En cuanto al color, se ha elegido un tono cálido, el naranja, que evoca la incandescencia de la iluminación tenue, al mismo tiempo que aporta fuerza, modernidad y energía, valores asociados al concepto de observación, a una contaminación lumínica reducida del cielo oscuro de la provincia de Ávila.

Finalmente, respecto a la tipografía escogida, es de líneas sencillas, de estética moderna. Resalta el carácter afable y dinámico de una actividad en estrecho contacto con los espacios naturales en los que se desarrolla y que contribuye a la preservación de la rica biodiversidad abulense, para disfrutar de las mismas noches estrelladas que disfrutaron nuestros antepasados y sin dejar de mirar hacia el futuro.