Aquí pintamos todos

B.M
-

Desde Down Ávila se ha puesto en marcha un proyecto por el que se está preparando un mural en la guardería Piedra Machucana expresando una sociedad diversa y participativa

Aquí pintamos todos - Foto: Isabel García

Aquí pintamos todos. Este es el nombre del proyecto puesto en marcha por la asociación Down Ávila y que persigue expresar una sociedad diversa y participativa desde todas las capacidades. Un proyecto que quedará por mucho tiempo en la retina puesto que se ejecuta a través de un mural que se está pintando en la guardería Piedra Machucana con participantes en el taller ocupacional que, ahora dirigidos por José Antonio Elvira, van dejando su huella a través de las diferentes imágenes. 
Mar Rodríguez, presidenta de Down Ávila, recuerda que el proyecto surgió de su profesora de arte, Lara Rubín de Célix, con el  taller de pintura y expresión artística que tiene la asociación. Fue ya hace dos ó tres años cuando se propuso buscar un mural donde poder plasmar todo el arte del taller, aunque es ahora cuando esta iniciativa está cobrando vida, finalmente en esa pared de la guardería Piedra Machucana, tras el acuerdo logrado. Aún así se tuvo que hacer algún cambio y es José Antonio Elvira quien se encargó de hacer el boceto final para la obra, que realmente va cambiando gracias a las nuevas ideas de forma que va cobrando «vida propia e incorporando nuevos elementos».
En un principio se empezó con los 15 participantes en el taller de pintura pero finalmente se abrió a todo el taller ocupacional, de forma que van bajando por grupos pequeños según se va organizando el trabajo. Y aunque alguno está nervioso viendo la envergadura de la obra, solo con coger los pinceles se pierden esos nervios.
Aquí pintamos todosAquí pintamos todos - Foto: Isabel GarcíaSe crea este mural bajo el lema  de que «todo es posible», partiendo de la idea original de representar a personas con discapacidad realizando diferentes actividades. Sin embargo, a partir de ahí lo que se ha visto es que en el mural se está mostrando casi una reflexión, de modo que también se mantiene la primera idea pero se incorporan elementos de fantasía y colores teniendo en cuenta cuál es su ubicación.
Ya se comienza a intuir como el mural refleja a las diferentes personas que hay en la sociedad y muestra esa «sociedad diversa en la que vivimos y donde todo es posible», por lo que se muestra lo que pueden aportar a la sociedad las personas con capacidades diferentes. Poco a poco se va vislumbrando esa idea en el mural, en el que se trabaja sin presión y gracias a la financiación de la ONG Proyecto Cultura y Solidaridad.
Ellos fueron que se implicaron cuando se presentó la solicitud del proyecto y se comenzó a buscar una fachada pública de la ciudad en la que trabajar y así poner en marcha un «proyecto estructurado» que ahora ve la luz. Y lo hace, concluye Mar Rodríguez, «con el objetivo de mostrar las capacidades de las personas, también las que tienen síndrome de Down o discapacidad intelectual, de participar en la sociedad». Y quien quiera ver a muestra de ello, solo tiene que mirar al mural.