"Sólo se permitirá el acceso para realizar un 'stop and go'"

J.M.M.
-

El equipo de gobierno dice que el Diocesano se ha comprometido a poner monitores para agilizar el tráfico en la plaza de Teniente Arévalo

"Sólo se permitirá el acceso para realizar un 'stop and go'" - Foto: David Castro

La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Ávila tuvo conocimiento este jueves, dentro de los Asuntos de Presidencia, Interior y Administración Local, del dictamen emitido este miércoles por su comisión en la que se aprobó «la ampliación de la flexibilización del tráfico» en la plaza Teniente Arévalo, de tal manera que podrán acceder vehículos que transporten alumnos del colegio diocesano Asunción de Nuestra Señora en días lectivos del calendario escolar en horario de 7,30 a 9,30 horas y de 14,00 a 16,00 horas.
Esta medida, según explicó el portavoz del equipo de gobierno municipal, José Ramón Budiño, que no tendrá que pasar por Pleno, entrará en vigor en el momento en que estime el colegio, una vez que se lo comunique a los padres y cuente con monitores para poder desarrollar el proyecto que pretende poner en marcha. Yes que, según explicó Budiño, el centro se ha comprometido a «poner monitores  a disposición de los padres para que éstos lleguen y no tengan ni que estacionar el vehículo». A su vez, estos padres, «al igual que ocurre ahora con los camiones y las furgonetas que acceden a la carga y descarga o los usuarios de los hoteles y los vecinos», podrán acceder en las mismas condiciones que éstos, es decir, «se tendrán que identificar por medio de un documento que se va a facilitar por parte de Policía Local, y una vez que estén identificados podrán acceder para dejar a los alumnos». Así, y dada la escasez de plazas de aparcamiento existente en la plaza tras la reforma que ha sufrido, «únicamente se va a permitir el acceso para realizar un ‘stop and go’», tal y como lo denominó en su día el colegio cuando comenzó sus reivindicaciones para reclamar que se facilitase el acceso de los alumnos al centro.
Budiño recordó que esta medida «se someterá a evalución el próximo mes de julio» y defendió que «es una decisión que ha sido trabajada durante los últimos meses», después de reunirse «con vecinos, con personas que llevan su actividad profesional en la zona y, por supuesto, también con el propio colegio, cosa que no hizo el anterior equipo de gobierno» cuando tomó esta decisión de peatonalizar la plaza, y que expresó su queja por consideran que «los padres tenían un perjuicio a la hora de acceder al centro educativo».
El portavoz del equipo de gobierno recalcó que «lo que se ha hecho es mantener una plaza peatonal pero se da la posibilidad a los padres que así lo requieran de poder acceder con el vehículo a la plaza». Igualmente, añadió, «hay un serie de condicionantes y un trabajo de manera con junta con el propio colegio, que así nos lo ha propuesto para que sea un tránsito ágil». 
Budiño aseguró que para tomar esta decisión se han emitido dos informes. Por un lado, uno del arquitecto municipal para ver si era compatible la reforma de la plaza con este tránsito de vehículos, «que ha sido favorable», y otro de Policía Local, que tiene en cuenta las medidas de prevención «que suma el propio centro» para que se pueda facilitar el tránsito de vehículos «de una manera ordenada y responsable».
Profundizando en ese nuevo informe de la Policía Local, Budiño aclaró que viene motivado por una petición de la Tenencia de Alcaldía de Presidencia en la cual, «una vez conocido el malestar del centro educativo», vieron que en el informe que en 2016 emitió la Policía Local para justificar la peatonalización se hablaba de la contaminación que se producía por el tránsito de vehículos. Budiño expuso que en ese entorno existen poco más de 120 plazas de garaje, sin embargo a día de hoy «hay más de 800 vehículos que tienen autorización ordinaria y regular para poder acceder», lo que, a su juicio, «llama la atención» porque «o cada uno de los usuarios regulares tiene ocho vehículos o se ha hecho un uso cuando menos poco responsable de ese medida». En este sentido, apuntó que el Ayuntamiento no puede «limitar el uso de una plaza de garaje a sus usuarios» y manifestó que «hemos entendido que ha sido un uso cuanto menos irresponsable de una medida que era para intentar solventar un tránsito de tráfico rodado por una plaza que ha sido un rotundo fracaso».
A ello se suma que desde que se tomó ese medida de la peatonalización (el 1 de julio de 2016), «son más de 12.000 vehículos los que han transitado por esa plaza», lo que le llevó a decir que esa medida «ha resultado un total fracaso en cuanto al uso responsable de la misma» y que no ha evitado la contaminación que se pretendía. Este hecho, unido a que el anterior equipo de gobierno no se reunió «con todos los agentes» afectados, les llevó a instar a la Jefatura de Policía Local a que hiciese un nuevo informe «para así evaluar la situación real a día de hoy de la plaza». 
Finalmente, Budiño defendió que esta decisión «es un acto de responsabilidad en pro del interés general y del bienestar general».