scorecardresearch
Pablo Serrano

CARTA DEL DIRECTOR

Pablo Serrano


¿La A-40? Sí claro, pero de verdad

22/05/2022

Esta pasada semana, la nueva consejera de Movilidad y Transformación Digital, María González Corral, pudo presentar ante las Cortes de Castilla y León las líneas generales del proyecto de infraestructuras que se llevarán a cabo esta legislatura.

Hemos vuelto a escuchar hablar de proyectos históricos, y algún otro más novedoso, que quizás por su fácil ejecución, se incluirán en próximo plan de carreteras. Y aunque no es competencia regional, se ha querido poner de manifiesto una vez más, que la Junta apoya a los ciudadanos que quieren seguir viviendo en Ávila o Segovia, pero que por necesidad tienen que desarrollar su carrera profesional en Madrid, en el nido de oportunidades, y que usan con frecuencia el tren para su movilidad diaria.

Pero creo que es oportuna que esta carta se centre de nuevo en las infraestructuras viarias, aunque pueda resultar cansino o aburrido. El caso es que no podemos por menos que recordar que el tiempo pasa y que Ávila se sigue aislando de los corredores de transporte. Y sonará repetitivo, pero aquellas localidades que se encuentran en zonas de tránsito de mercancías y viajeros, y a bote pronto se puede pensar en la A-6 cruzando la Moraña, y Arévalo ahí bien enclavada, tienen hoy un futuro ilusionante como se puede ver en multitud de ejemplos. Para el último, revisen la portada de esta cabecera de ayer, sábado.

Sólo queda la convicción (reiterativa ya, lo reconozco) de que Ávila se integre en ese corredor atlántico de alguna manera o que la A-40 se desarrolle en plenitud, porque será volver a dar a Ávila protagonismo en un cruce de caminos, lo que siempre viene aparejado de desarrollo empresarial y oportunidades (en próxima fecha volveremos a retomar esto tan manido de las oportunidades).

Cabe recordar que la A-40 se dirige desde Ávila hacia el sureste, permitiendo llegar a Toledo por autovía tras cruzar la comarca del Alberche, pero no hay que olvidar la conexión con la A-6 desde la capital, sea en Arévalo o en Adanero para cerrar el círculo. Este tramo cada vez se hace más urgente y necesario. Por un lado, por el tráfico que ya soporta. Por otro lado, porque es la salida natural desde Ávila hacia el norte o noroeste peninsular, y no olvidemos que, en pocos meses, la nueva nave de recambios de la factoría de Nissan cogerá cierta velocidad de crucero, y serán varios los camiones que salgan cargados diariamente rumbo Holanda (más los que lleguen) por esa carretera.

En todas las provincias existen peticiones, y seguramente todas justificadas, pero convendría hacer un parón en el camino, y tener en cuenta algunas reflexiones en las que confluyeran todos los objetivos que desde la política se han de llevar a cabo. Tanto la generación de oportunidades, la convergencia económica de las provincias, y el beneficio a la larga, tendría que estar entre esas reflexiones, y quizás Ávila, se podría beneficiar de ello. Pero se puede insistir, esto no excluye a nadie, porque si Ávila se beneficia, también lo hace Castilla y León... Sólo hay que mirar con cierta perspectiva y marcar desde el convencimiento prioridades. Y eso de que esta competencia no es mía... dejémoslo para otro momento, que en base a discursos anacrónicos de este tipo sólo se ha conseguido que los proyectos acumulen retraso o, en el peor de los casos, se queden en un sueño. Y la A-40 va camino. Pero es la solución.