La Encarnación ingresa en la Orden de Alfonso X el Sabio

E.Carretero
-

Este centro público de Educación Infantil recibirá este sábado de manos de la ministra de Educación este prestigioso reconocimiento gracias a su plan de gestión de emociones y control de la impulsividad

La Encarnación ingresa en el Orden de Alfonso X el Sabio

Pese a su corta edad, para los alumnos de la Escuela de Educación Infantil La Encarnación palabras como calma, seguridad o pausa, que normalmente no forman parte del vocabulario de niños entre 3 y 5 años, no solo son muy habituales sino que tienen una gran importancia. No en vano, estos términos son claves en un proyecto educativo que desde hace cuatro años desarrolla este centro público. Un proyecto que lleva por título ‘Atento y tranquilo como Kokolino’ y con el que la Escuela de Educación Infantil La Encarnación ha ganado el primer premio en la categoría de centros de Infantil y Primaria del galardón Acción Magistral que convocan anualmente BBVA y la Fundación de Ayuda a la Drogadicción (FAD)  y que está dotado con 4.000 euros. Un premio al que optaban más de 300 centros de todo el país y que La Encarnación ganó gracias al apoyo en internet y también del jurado profesional y que también les ha abierto la puerta a una distinción muy especial. No en vano, gracias a este proyecto educativo el Ministerio de Educación ha concedido a este centro de la capital abulense el ingreso en la Orden Civil de Alfonso X el Sabio, en el categoría de Placa de Honor.
La Encarnación es el único centro de Infantil y Primaria de todo el país que logra este año este reconocimiento que en la categoría de Secundaria ha recaído en el IES Manuel Tárraga Escribano de la localidad murciana de San Pedro del Pinatar. Será la propia ministra de Educación, Isabel Celaá, quien este sábado entregue esta distinción a ambos centros en un acto que tendrá lugar en Madrid, como adelanta Sonia Nieto, directora de este centro que cuenta con 140 alumnos.  
‘Atento y tranquilo con Kokolino’, proyecto que toma el nombre de la mascota del centro, es, explica Nieto, «un plan de prevención que fomenta, desde edades tempranas, la adquisición de estrategias que ayuden a los niños a autorregularse, a ser conscientes de sus emociones, manejarlas de forma socialmente adecuada y de ese modo poder afrontar con éxito situaciones sociales y de aprendizaje». Este proyecto «pretende mejorar la capacidad de ser conscientes de sí mismos, de su postura, su respiración y sus emociones» lo que contribuye que puedan «concentrarse mejor e ignorar las distracciones o aumentar la capacidad reflexiva». También trabaja «la atención, la gestión de sus emociones  y las habilidades prosociales».
Dentro de este proyecto, prosigue la directora, se realizan tres tipos de actividades: de regulación, a través de ejercicios sistemáticos que sirven para que los niños practiquen   estrategias de afrontamiento ante algunas emociones negativas;emocionales, con las que se pretende ayudar a los alumnos a gestionar sus emociones, y de atención visual y auditiva dirigidas a fomentar la concentración.