scorecardresearch

Pinacoteca del Paseo del Rastro

D.C
-

Reproducciones a escala real de 50 obras maestras del Museo del Prado, de autores como Velázquez, Goya, El Greco, El Bosco, Rubens o Ribera, se exponen hasta el 17 de enero, para ser vistas y tocadas, en el Paseo abulense por excelencia

Pinacoteca del Paseo del Rastro

Medio centenar de las mejores y más espectaculares pinturas que atesora el Museo del Prado en su Colección Permanente, que es lo mismo que decir que de las mejores de la historia del arte universal, pueden contemplarse desde este viernes en el Paseo del Rastro, protegidas de los fríos vientos de septentrión por la Muralla –que es también obra de arte de primer nivel–, improvisada sala de exposiciones a la que han llegado casi como cierre de la itinerancia de un proyecto de arte didáctico posible gracias a la implicación de la propia pinacoteca madrileña, la Fundación Iberdrola, la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de Ávila.

Salvando la ironía de que ha llegado antes esta exposición compartida con decenas de ciudades de España y del mundo que aquellas tan indefinidas que los políticos de diferentes colores nos llevan prometiendo desde hace más de dos décadas para la 'subsede' del Prado en el Palacio de los Águila, hay que reconocer y valorar en su justa medida que es muy tentadora y recomendable esta invitación a disfrutar de la visión cercana de obras geniales de maestros inmarcesibles como Velázquez, Francisco de Goya, El Greco, Tiziano, Tintoretto, El Bosco, Rubens, Zurbarán, Van Dyck, Jordaens, Pieter Bruegel El Viejo, Caravaggio, Tiepolo, Rafael, Botticelli, Fra Angélico, Rosales o Murillo… evidentemente no en sus originales, que sería una temeridad impensable, sino a través de reproducciones a escala real que han sido realizadas con mucho cuidado para ser lo más fieles posible a su germen.

De cada una de esas obras, o de un detalle muy definitivo de ellas ya que por su enorme tamaño no ha sido posible hacer una reproducción del cien por cien de su extensión, se ofrece bajo la imagen que ocupa en el tablero un resumen biográfico del autor y una explicación de la pieza, textos breves y muy bien resumidos que ayudan a entender tanto la esencia de la pintura como el momento histórico en el que fue creada.

Y además, como complemento que ayuda muy oportunamente a entender el conjunto de las obras allí 'colgadas', sus diferencias, sus influencias y su inclusión en el momento histórico en el que nacieron, cuatro paneles resumen al visitante lo esencial de la significación y producción de la Escuela española, la Escuela flamenca, la Escuela italiana y 'otras escuelas', a las que se adscribieron los protagonistas de la exposición, a veces participando de una u otra manera de más de una.

Faltan lógicamente el romanticismo de estar delante de la obra original, quizás se eche de menos lo que sería ese privilegio, el lujo de respirar en el Edificio Villanueva la esencia de una página brillantísima de la historia del arte, pero a falta de todo eso muy bien está este bonito y agradecido sucedáneo, muy bien está contar durante estas vacaciones navideñas en el Paseo del Rastro con el valor del testimonio de un puñado de obras que han contribuido a hacer muy grande este arte. Luego, el que quiera verlas, que se acerque al Prado de verdad, al que se atrinchera en Madrid celoso en exceso de su intimidad.

inauguración. En el acto inaugural de la exposición participaron, entre otros representantes públicos, el consejero de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León, Javier Ortega; el alcalde de Ávila, Jesús Manuel Sánchez; el presidente de la Fundación Iberdrola España, Fernando García; la coordinadora general de Educación del Museo Nacional del Prado, Ana Moreno; el delegado territorial de la Junta, José Francisco Hernández, y el jefe del servicio territorial de Cultura, Alejandro Núñez.

Aseguró Javier Ortega que «estamos contentos de traer nuevamente cultura de alta calidad a esta ciudad, en esa línea específica que tiene el Gobierno de la Junta de Castilla y León de llevar actividades culturales de excelencia a toda la comunidad, tanto al medio rural como al urbano, y la verdad es que para nosotros venir a Ávila junto a la Muralla y poder compartir con los ciudadanos este proyecto cultural es motivo de satisfacción muy grande».

Esta que «llega a Ávila tras pasar por distintas ciudades como León, Valladolid, Segovia, Soria, Salamanca», añadió el consejero, la forman «cincuenta reproducciones a tamaño natural de obras maestras», recreaciones realizadas con tanto detalle que «prácticamente podemos ver casi las características del lienzo, de la pintura, del cromatismo… y además podemos tocarlo, algo que lógicamente no podemos hacer con la obra original». En resumen, concretó, «se ven todos los detalles de estas maravillosas obras de grandes maestros de la pintura universal, y tenemos la fortuna de tenerlos en esta gran pinacoteca y de compartirlo con todos los ciudadanos, porque va a estar ahí hasta el 17 de enero».