Italia somete a referéndum reducir de 954 a 600 su Parlamento

EFE
-

Unos 51 millones de ciudadanos deciden si respaldan el recorte de diputados y senadores que plantea el antisistema Movimiento 5 Estrellas, además del Gobierno en siete regiones del país

Una de las voluntarias de un puesto de información de un colegio electoral en Roma, limpiando la pantalla protectora. - Foto: ANGELO CARCONI

Los italianos tienen en su mano recortar un tercio el número de parlamentarios en el país, gracias a un referéndum nacional que se celebró ayer, a la par que las elecciones para elegir gobierno en siete regiones, entre ellas la Toscana, donde históricamente ha gobernado la izquierda y por primera vez en 50 años podría perder a favor del ultraderechista Matteo Salvini.
Unos comicios marcados por el miedo de la población a acudir a depositar su papeleta en plena pandemia mundial, como evidenció el Ministerio del Interior al publicar en su página web que la afluencia en las urnas a media mañana era solo del 11,07 por ciento. 
Los colegios electorales para las votaciones en el referéndum y los comicios regionales permanecieron abiertos desde las 07,00 hora local (5.00 GMT) y hasta las 23,00 (21.00 GMT) horas, y de nuevo hoy desde las 07,00 horas hasta las 15,00 horas (13.00 GMT), dejando de margen dos días que tienen como objetivo evitar aglomeraciones.
Alrededor de 51 millones de italianos están llamados a votar para reducir el número de parlamentarios de 945 a 600 a partir de la próxima legislatura (400 en la Cámara de los Diputados y 200 en el Senado), un proyecto defendido por el antisistema Movimiento 5 Estrellas (M5S). Pero, además, 18 millones de transalpinos están convocados también para elegir el Gobierno de siete regiones: la designación del presidente de Liguria y Véneto (norte), Toscana y Las Marcas (sur), y Campania y Apulia (sur); mientras, en el Valle de Aosta tienen su propio sistema, y los italianos eligen a los consejeros regionales, quienes posteriormente designarán al presidente.
Y, de todos los resultados, la vista está puesta en Toscana, donde la derecha y la izquierda se disputan la presidencia, después de que esta haya sido un bastión histórico de la izquierda.
Salvini reclamó en los últimos días a sus votantes que se movilicen para hacerse con el territorio y demostrar que todavía tiene fuerza en el país, tras la pérdida de popularidad experimentada en los últimos meses, pero según las encuestas su candidata, Susanna Ceccardi, está ligeramente por detrás del de la izquierda, Eugenio Giani.