scorecardresearch

La Mancomunidad Valle Amblés recupera su día

I.Camarero Jiménez
-

Tras dos años de obligado parón por la pandemia, por fin los 5.500 vecinos de los 28 municipios y las 18 entidades menores y anejos pudieron reunirse en torno a una gran fiesta que se celebró durante todo el sábado en Mengamuñoz

La Mancomunidad Valle Amblés recupera su día - Foto: David Castro

Poco a poco, con el paso de las horas, el que fue el  VIIIDía del Valle Amblés fue ganando en afluencia y devolviendo a la normalidad a los muchos pueblos que conforman la Mancomunidad que lleva el nombre del valle. Con Mengamuñoz como epicentro de la actividad fueron cientos los vecinos que dieron forma a una fiesta que se adornó con música, actividades, expositores y gastronomía, mucha gastronomía. Si algo sabemos en España es organizar eventos y estos suelen ir acompañados de ricas degustaciones.

Aparcar al llegar a Menga y bajarse del coche suponía comenzar a respirar además del ambiente de la sierra el olor a las brasas sobre las que comenzaban a prepararse las tres enormes paellas de las que después, a las 14,30 horas pudieron dar buena cuenta medio  millar de comensales. Ésa desde luego era la idea de los cocineros de Algrano que se volcaron en dar sabor a tan apreciado plato. Costilla ibérica, pollo, conejo y un buen caldo en el que se percibían los colores de las verduras servirían para recibir los más de 50 kilos de arroz con los que culminar el plato, 17 por recipiente. 

Era la forma de dar la bienvenida a una fiesta que se extendía por la calle principal de la localidad. Junto a la zona de paellas, las planchas para dorar la preciada Carne de Ávila con forma de hamburguesa de 128 gramos la pieza y de la que se sirvieron a lo largo del día 700 unidades, contabilizaba Pedro Herráiz de la IGP abulense. Frente a ellos otro clásico de la provincia la marca Ávila Auténtica, santo y seña de la Diputación de Ávila, que contó con su propio expositor para mostrar sus cada vez más exitosos y apreciados productos.

La Mancomunidad Valle Amblés recupera su díaLa Mancomunidad Valle Amblés recupera su día - Foto: David CastroNo todo es gastronomía, Menga, cuya alcaldesa sentía como un honor ser anfitriona del recuperado encuentro, se abría también a los puestos artesanales, de jabones, pulseras, trabajos en madera, quesos, juguetes...

Cuando no sonaba la dulzaina, un clásico en las fiestas de los pueblos, se oía la voz de la soprano que deleitaba en las escuelas de la localidad a decenas de personas, acompañada de la música de órgano. Ése era el ambientado paseo con el que dirigirse a la zona de juego para niños, con castillos hinchables y paseos en burro por la localidad.

Siempre presente, Antonio Jiménez, presidente de la Mancomunidad Valle Amblés. No era para menos, esta fiesta quedó en suspenso por la pandemia y ahora y «después de dos años -decía a Diario de Ávila- por fin la recuperamos. Cierto es que ya los vecinos nos lo venían demandando y está claro que tenemos ya muchas ganas de poco a poco ir recuperando la normalidad». 

 Normalidad en su caso para los 5.500 vecinos que suman los 28 municipios y las 18 entidades menores que conforman la Mancomunidad del Valle Amblés. Es ésta la que aporta 6.000 euros a la fiesta que se desarrolló este sábado en Menga (y que también cuenta con aportación del propio Ayuntamiento de esta localidad). Un dinero que sirve para sufragar otras actividades programadas.

Como decíamos el Día del Valle Amblés fue ante todo gastronomía y música pero también un lugar en el que la Guardia Civil, una de las instituciones más queridas, hizo algunas demostraciones.

Menga es un lugar además muy ligado a la caza, a la actividad cinegética de ahí la demostración de perros de caza que hubo por la tarde.

Con música empezaron y con música y baile estaba previsto acabar ... En definitiva un gran día para recuperar el pulso.