Luis Nieto conquista los siete colores

A.S.G.
-
Luis Nieto conquista los siete colores

El montañero abulense completa el reto personal de alcanzar de Vinicunca o montaña Arco Iris, la cima peruana conocida por las siete tonalidades que la hacen tan peculiar

Nuevo reto completado en la agenda del abulense Luis Nieto. «Dice National Geographic que la Montaña Arco Iris es uno de los 100 lugares que se deben visitar antes de morir». Y ya la tiene en su recuerdo el montañero abulense, que cumplía otro de sus sueños, en esta ocasión acompañado de su amigo Francisco Javier García, con elque completaría los trek del Camino Inca y  a la montaña Arco Iris, punto final de la aventura. «Hemos dormido muy poco, hemos caminado mucho, el esfuerzo ha sido increíble, pero lo que vivimos y disfrutado estos días ha superado todo lo anterior» reconoce Luis Nieto con ganas de «descubrir otros lugares».
Esta vez fue Perú. Y como toda aventura en la montaña arrancó con la pertinente aclimatación. Cuzco, Pisac, Ollantaytambo, las salinas Maras,  Moray o Chinchero fueron algunos de los lugares elegidos para aclimatarse a un mal de altura que, aunque hizo mella inicial en ellos, finalmente pudieron superar para comenzar con la primera parte del reto, el Camino Inca. «Cuatro días intensos, de esfuerzo físico y mental para superar estas jornadas de alta montaña y selva. Días de cambios bruscos de temperatura en los que no falto la lluvia y la niebla. Un camino rompe piernas con subidas y bajadas constantes, además de la cantidad ingente de escaleras de piedra» explica Luis Nieto, aún con el recuerdo del paso de la cumbre de La  Mujer Muerta (Warmiwañuska) a 4.215 metros entre ruinas incas. Un camino que les llevó a la Puerta del Sol (Intipunku, 2.720 metros) desde las que contemplar las vistas de la ciudadela de Machu Pichu.  
Tras ello esperaba la vuelta a Cuzco y la segunda parte del reto, la Montaña Arco Iris o Montaña de los Siete Colores (Vinicunca). Un gran esfuerzo de por medio –la ruta dirige al caminante hacia Ausangate, la quinta cota más alta del Perú con 6.372 metros– para poder contemplar uno de los más bellos y singulares parajes.
Todo ello para cerrar con éxito este nuevo reto, «satisfechos y llenos de buenos sentimientos por lo logrado». A buen seguro que Luis Nieto ya piensa en su siguiente proyecto.