scorecardresearch

Arwen deja un frío helador en la provincia de Ávila

J.C.H./E.C.B
-

La nueva borrasca, con aire del ártico, provocó ayer precipitaciones en forma de granizo y nieve, ventiscas, y heladas. El ambiente desapacible se extenderá a todo el día de hoy

Arwen deja un frío helador en la provincia de Ávila - Foto: David Castro

La llegada ayer de la borrasca Arwen, con frío ártico, se ha dejado notar en la provincia de Ávila, con precipitaciones en forma de nieve, granizo, con ventiscas y con heladas la pasada madrugada, que unidas al fuerte viento dejaron una sensación térmica cercana a los 10 bajo cero en buena parte de la zona del Sistema Central abulense.

Los momentos más complicados se vivieron a mediodía de ayer cuando descargó en menos de media hora granizo, nieve y azotó un fuerte viento que provocó ventisca y problemas en la circulación rodada, tanto de la capital abulense como de los puertos de montaña de la provincia, especialmente en en Peñanegra, Mijares y la carretera de Gredos (AV-941), donde fueron necesarias las cadenas. De hecho, el dispositivo de vialidad invernal de la Diputación Provincial tuvo que actuar en 295 kilómetros de vías esparciendo treinta toneladas de fundentes.

En la ciudad de Ávila, el Centro de Coordinación Operativa del Ayuntamiento activó a las 12,25 horas el plan de vialidad invernal en su nivel 1, y apenas media hora después ya se estaba actuando con cuatro máquinas quitanieves en las vías de la capital, despejando en primer lugar el circuito de emergencia. El Cecop desactivó el plan de vialidad invernal hacia las 21 h de este sábado.

También ante las posibles heladas, se realizaron trabajos preventivos con esparcimiento de unas 14 toneladas fundentes, principalmente en los circuitos de emergencia, y Protección Civil se centró en los dos centros hospitalarios y la base del Servicio de Emergencias 112, mientras que Bomberos trabajó por la zona centro, recuperándose pronto la normalidad.

Aunque con pocas precipitaciones, el frío seguirá siendo intenso todo este domingo y en la primera mitad de la jornada de mañana, cuando podría aparecer la lluvia, como prólogo a un martes ya más estable y con temperaturas cercanas a los diez grados de máxima. Ese  día, los abulenses volverán a ver el sol, al menos por la tarde. El jueves, una nueva entrada de aire frío del norte empeorará la situación.