El cuento de las dietas 'detox'

SPC
-
El cuento de las dietas 'detox'

No hay ninguna investigación que avale la eficacia de este tipo de pautas alimentarias más allá de que las rutinas basadas en frutas y verduras son siempre beneficiosas para la salud

La actual preocupación por consumir alimentos saludables y evitar el máximo número posible de químicos ha originado la instauración de una tendencia conocida como detox, que se basa principalmente en seguir unas rutinas de alimentación que implica ingerir productos libres de químicos que beneficien la función de depuración del cuerpo humano, en ocasiones acompañados de suplementos que actúan en este sentido. 
La miembro del Área de Nutrición de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), la doctora Katherine García Malpartida, indica en una entrevista que la pauta de una dieta detox consiste «en una intervención de duración variable en la que la alimentación se basa fundamentalmente en preparados de frutas y verduras y se suele suplementar con productos comerciales que aportan diversos nutrientes, antioxidantes y otros». 
En un sentido amplio, este tipo de pautas incluye «evitar posibles agentes tóxicos ambientales, seguir una rutina de alimentación y de hidratación adecuada, dando prioridad a los alimentos de origen vegetal, disminuyendo por ejemplo las carnes procesadas, realizar ejercicio regular, disminuir el estrés y tener una pauta de sueño adecuada», continúa la experta. 
La finalidad, confirma la experta, es «favorecer la detoxificación de estas sustancias por el organismo». Al mismo tiempo, se restringen otros alimentos, «como carnes, lácteos, huevos y pescados, entre otros», agrega la doctora García. La pauta «se basa en que existen tóxicos en los alimentos y en el ambiente que precisan diversos mecanismos de detoxificación, fundamentalmente en el hígado», clarifica la experta, que sí reconoce que «algunos nutrientes pueden favorecer el funcionamiento de estos mecanismos». Por otra parte, como estas pautas aportan muy pocas calorías, «se han utilizado también para favorecer la pérdida de peso», manifiesta la especialista. 
Sin embargo, según enfatiza la doctora García, lejos de contar con una evidencia sólida, sus supestos efectos «no ha sido comprobado», lejos de que es «indudable que hacer una dieta equilibrada, rica en alimentos de origen vegetal, resulta beneficioso para la salud». 
 

A tener en cuenta. En concreto, García Malpartida explica que «hay muy pocos estudios que hayan evaluado en humanos la eficacia de estas pautas». No es la única restricción para hablar de efecto positivo de estas dietas. «En general, la calidad metodológica de los estudios no es la adecuada», lamenta la doctora García. 
La mayor parte de estos se han realizado en animales y las pautas y dosis utilizadas han sido «muy variadas», informa la experta, lo que hace a estos resultados imposibles de extrapolar a humanos. La experta resume la falta de evidencia sobre los efectos positivos de este tipo de dietas con una revisión sistemática, publicada en la revista de la Asociación Británica de Dietética, que «concluye que no hay evidencia científica que apoye la utilización de las dietas detox para favorecer la eliminación de toxinas o el mantenimiento de peso».
La pregunta a la que debe darse respuesta es si realmente el organismo precisa una desintoxicación. La experta admite que «estamos expuestos a multitud de sustancias químicas y moléculas, contenidas en la naturaleza o producidas de manera industrial» y que «muchas sustancias químicas utilizadas en el pasado, como los insecticidas, resultaron perjudiciales para la salud». Sin embargo, «hoy en día no están permitidas», agrega. 
«La regulación de la Unión Europea requiere un registro de cualquier sustancia química que se utilice en un producto y que se evalúen los posibles registros para la salud», explica la doctora García, que matiza que, actualmente, «no hay datos que apoyen un efecto tóxico o perjudicial para la salud de sustancias presentes en el ambiente o en los alimentos».