scorecardresearch

La ejecución del Plan Territorial de Fomento se acerca al 40%

J.M.M.
-

El director general de Industria, Alberto Burgos, cuyo cese publicará hoy el Bocyl, precisa que a partir de ahora «debería ir todo mucho más rápido», ya que las líneas «están lanzadas» y deben empezar a «dar sus frutos»

La ejecución del Plan Territorial de Fomento se acerca al 40% - Foto: Isabel García

El Plan Territorial de Fomento de Ávila ha cogido «velocidad de crucero», según reconoce el director general de Industria, Alberto Burgos, y en estos momentos ya tiene ejecutado «en torno a un 40 por ciento», con lo que ahora, «si va todo bien, debería ir todo mucho más rápido». Y añadió que «estamos con ese porcentaje en lo que ha sido la parte lenta de construcción conceptual» del Plan Territorial, propiciado por las diferencias que ha habido en algunos temas, que han obligado a negociar y a alcanzar acuerdos «y hasta que han aterrizado todos los proyectos», y a partir de ahora, puntualiza, «todo debería ir rodado».

Alberto Burgos, que mostró su satisfacción porque el Plan «va bien» y que ha sido una de las personas que ha propiciado su impulso, hacía este balance un día antes de que el Boletín Oficial de Castilla y León publique su cese como director general de Industria y precisó que «están lanzadas todas las líneas y ahora tienen que empezar a desarrollarse y comenzar a dar sus frutos». 

Analizando cada uno de los ejes del programa, en el capítulo de infraestructuras, la subestación eléctrica de Vicolozano, que ya salió a licitación, el lunes acabó el plazo de presentación de ofertas, «con lo cual se debería ejecutar por 4 millones de euros y estar lista en el primer trimestre de 2023 si va todo bien», precisó Burgos, que añadió que «eso ha provocado que ya alguna pequeña empresa haya estado preguntando por las parcelas de Vicolozano al ver que se había sacado a licitación la subestación eléctrica».

Por lo que se refiere al suelo del polígono industrial de Vicolozano, el director general de Industria recordó que existen dos proyectos que discurren paralelos. Por un lado, la Junta de Castilla y León, a través del Somacyl, ha comprado 556.000 metros cuadrados al Sareb para la ampliación. Por otra parte, ya se está tramitando por parte del Ayuntamiento de Ávila la cesión de otros 200.000 metros cuadrados que son de su propiedad al Somacyl. Al mismo tiempo, desde este organismo se está preparando el proyecto de ejecución para la urbanización de esos terrenos, que sumarán más de 700.000 metros cuadrados, para sacarla a licitación  con una inversión de 19 millones de euros, que está recogida en el Plan Territorial de Fomento. Burgos precisó que ese proyecto debería licitarse, «si va todo bien y hay voluntad política, en septiembre u octubre de este año, para estar concluido a finales de 2023 el contenedor industrial». Y señaló que «si no hay ningún parón, imprevisto y no pasa nada, el tema de infraestructuras y del contenedor industrial de Vicolozano con su ampliación eso va lanzado». Burgos calcula que «en torno al mes de junio debería estar todo el suelo» en posesión del Somacyl para proceder a la licitación de su urbanización, algo que «tendría que quedar hecho este año sí o sí». Esas obras se prolongarán en torno a 15 meses, con lo que la previsión es que estén concluidas a finales de 2023 «si no hay nada extraño, porque va todo rodado». Con ese suelo, precisa Burgos, «podríamos captar industrias y empresas para que vinieran porque tendríamos un polígono grande 70 hectáreas y dotado de todas las infraestructuras necesarias, que es el paso más importante» del Plan Territorial de Fomento.

Por otro lado, se encuentra el Centro de Transferencia del Conocimiento, Innovación y Emprendimiento, cuyas líneas de ayudas se presentaron el pasado jueves en un acto que tuvo lugar en Naturávila. Con esas ayudas se busca, principalmente, «fomentar la innovación, y el reto está lanzado porque la Junta, el Ayuntamiento y la Diputación han realizado sus oportaciones, con lo que ahora solo queda que las empresas lo puedan aprovechar y que hayamos dado en el clavo para impulsar la innovación», teniendo en cuenta que la mayor parte del tejido empresarial de Ávila lo forman empresas pequeñas. Burgos insistió en que en este proyecto «debemos buscar la sostenibilidad en el tiempo y la idea es que derive en un Centro Tecnológico de la provincia de Ávila, y tenga una continuidad más allá de la llegada de estas ayudas».

En este capítulo de la innovación, Burgos destacó que «se va viendo un color en todas las inversiones de I+D+i». De hecho, apuntó que «en 2021 triplicamos las de 2020, y aportamos 1,5 millones de euros en inversión en I+D+i en las líneas que gestionamos nosotros, y en 2022 ya nos han pedido por 2,5 millones para ejecutar proyectos con inversiones de 6,5 millones en I+D+i. Son empresas grandes y medianas de Ávila, pero necesitamos que la innovación baje y llegue también a las pequeñas y medidanas empresas, y ese es el reto».

La otra pata del Plan Territorial de Fomento es la Plataforma Logística Agroalimentaria, en la que la semana pasada el Ayuntamiento de Ávila sacó a licitación la asistencia técnica y, «una vez que se adjudique, debería ir como un tiro y en dos años se quiere que unas 300 empresas estén adheridas a la Plataforma». Burgos insistió finalmente que «una vez que se adjudique la asistencia técnica, que es el paso crítico que nos queda, porque es bastante compleja, debería ir rodado».

Otro de los ejes del Plan es la financiación a las empresas y en este capítulo se aportaron 3 millones a través de capital riesgo que «están gastados enteros y se va a dotar de más presupuesto para poder acometer las necesidades de financiación que tienen las empresas y las industrias que ya están o que se vayan a implantar en Ávila», destacó Alberto Burgos. 

Además se encuentra el Centro de Formación Agraria de La Colilla, donde también se están impulsando las iniciativas previas, ya que, según indicó Burgos, los certificados de profesion'alidad ya están en marcha, al igual que el nuevo ciclo formativo de Comercialización de Productos Agroalimentarios y «se está trabajando en la memoria para intentar crear un Centro de Excelencia, que también seríamos la única provincia de Castilla y León que contase con un centro de estas características».

Junto al desarrollo del Plan Territorial de Fomento de Ávila, Alberto Burgos destaca también la bonificación alcanzada para la implantación de empresas en el polígono industrial de Arévalo, al hilo del desarrollo del Plan Territorial de Fomento de Medina del Campo. Los efectos de esa bonificación han sido inmediatas y, según señaló el director general de Industria, «ya se han vendido 11 parcelas, que han ocupado unos 55.000 metros cuadrados. Y hay reservadas otras 14 parcelas por otros 100.000 metros cuadrados». Al mismo tiempo, recordó que ya hay empresas que han presentado sus proyectos, como la empresa Bioxitol que anunció una inversión de 20 millones de euros para poner en marcha una planta en la que fabricarán un edulcorante natural llamado eritriol, y calculan que se puedan generar «unos 300 puestos de trabajo en los próximos dos años».