Pena máxima para los exjugadores de la Arandina: 114 años

SPC
-

La sentencia de la Audiencia de Burgos considera que cada uno de los jóvenes es autor de una violación y que los tres son culpables de los delitos de sus compañeros como «cooperadores necesarios»

Los tres exfutbolistas Raúl Calvo, Carlos Cuadrado y Víctor Rodríguez, llegan al juzgado para conocer la sentencia. - Foto: Ical

Los tres exjugadores de La Arandina CF, Raúl Calvo Hernández, Carlos Cuadrado Santos ‘Lucho’ y Víctor Rodríguez Ramos ‘Viti’, han sido filamente condenados a la pena máxima a la que se enfrentaban y suman entre los tres un total 114 años de cárcel, dos menos que el máximo solicitado por las acusaciones, como autores de la agresión sexual sobre una menor de 16 años. En concreto, a cada uno de ellos les impone una pena de 38 años de prisión según la sentencia que se dio a conocer ayer, aunque también fija en 20 años el tiempo máximo de cumplimiento de la pena.
El fallo recoge una condena para cada uno de los acusados de 14 años como autores de un delito de agresión sexual, con acceso carnal en forma bucal, respecto de la denunciante de 15 años en la fecha de los hechos. Pero además, también atiende los llamamientos del Tribunal Supremo al considerar que cada uno de ellos es culpable de los delitos de sus compañeros porque es «cooperador necesario» de su violación y condena a los tres a otros 12 años por cada una de las cooperaciones (dos). Se trata del principio de la «cooperación necesaria» que el Supremo ya había establecido en numerosas sentencias, pero que fijó como criterio a partir de la sentencia de La Manada de Pamplona y posteriormente ha repetido en varias resoluciones, como informa Efe. Además de las penas impuestas, se fija una indemnización de 50.000 euros de la cual responderán en forma conjunta y solidaria todos los acusados. Asimismo, se imponen medidas de prohibición de comunicación con la víctima y también libertad vigilada durante 10 años, como recoge Ical.
En la resolución judicial se aprecia la existencia de intimidación ambiental por el hecho de haber actuado los tres acusados sobre la víctima, en el piso de éstos, con la luz apagada y por sorpresa, sin que la menor pudiera reaccionar, debido a la diferencia de edad y complexión física de los acusados. También se toma en consideración el testimonio de la denunciante, en cuanto que resultó corroborado por las personas más allegadas y por el informe psicológico. Si bien la postura de la denunciante fue diferente al relatar los hechos a sus conocidos, por influencia de las redes sociales, se aprecia credibilidad a su versión en cuanto refiere que no realizó los hechos voluntariamente. Además, se considera probado que los acusados conocían que la denunciante tenía menos de 16 años.
Por último, se absuelve a todos del delito de proposición de actividades sexuales; y a uno de los acusados, por su madurez similar a la de la víctima y falta de corroboración, del delito de agresión sexual continuada por el que se acusaba. Los posibles recursos serán resueltos por la Sala de lo Civil y Penal del TribunalSuperior de Justicia.
Ingreso en prisión

Tras conocerse la sentencia, la Fiscalía Provincial de Burgos solicitó el ingreso en prisión de los tres exjugadores, como informa Europa Press. En concreto, pidió a la convocatoria de la comparecencia en prisión prevista en el artículo 505 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal respecto a los tres condenados. Los hechos que se juzgaban tuvieron lugar en 2017, cuando la menor, entonces de 15 años, acudió al piso que los tres jóvenes compartían en la cale San Francisco de Aranda de Duero.

«Somos pardillos, no violadores»

«No somos violadores, lo que somos es unos pardillos que nos están intentando joder la vida». Así de enfadado se mostraba ayer uno de los tres exjugadores de la Arandina, Carlos Cuadrado ‘Lucho’ tras conocer la sentencia que le condena a 38 años de cárcel, la misma pena que a sus otros dos compañeros. «Ahora es cuando se van a empezar a filtrar cosas: los mensajes de ella a sus amigas de ‘nadie me ha violado, no he sido violada, se van a cargar, voy a empezar a mentir más de la cuenta ...’; ahora es cuando se va a empezar a filtrar porque voy a ser siempre luchador de la igualdad para las mujeres pero creo que a nosotros en este mismo momento nos están jodiendo por todas las partes y hay que cambiar esto», relató.
Igual de afectados se mostraron sus otros dos compañeros. Raúl Calvo aseguró que «era una vergüenza muy grande» lo que estaba ocurriendo. El jugador aseveró en declaraciones a Ical que «no se está haciendo nada de justicia, para nada». «Son cosas ilógicas, de las que se nos están juzgando por no haber hecho nada», reiteró. Así, manifestó que «no tenían que haber pedido nada sino la absolución y están pidiendo una burrada».
Su abogada, Olga Navarro, destacó que la sentencia «se está basando en unas pruebas de un día en el cual la menor dice categóricamente y afirma que no ha estado en la casa, y por unos whatsapp del día anterior dice que puede ser la persona que fue al día siguiente». «Con lo cuál, la menor otra vez está mintiendo y está mintiendo continuamente», enfatizó. «Me parece una vergüenza que estos chicos tengan que estar condenados primero socialmente, que les ha destrozado la vida, y luego a nivel judicial», concluyó.
El último de los jugadores implicado, Víctor Rodríguez ‘Viti’ declaró: «La sociedad que está en el sofá de casa, si son personas coherentes, y sobre todo, las que me conocen, saben que yo no he hecho esto», tras conocer la sentencia. «Es una vergüenza. Yo quiero que traigan pruebas que me condenen de verdad, entonces yo voy a la cárcel y pago pero si no he hecho nada yo no voy a ir a la cárcel», exclamó. Los tres exjugadores de la Arandina CF condenados aseguraron que recurrirán la sentencia.
Por su parte, el vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea, expresó la «satisfacción» por la resolución judicial adoptada por la Audiencia de Burgos y, desde el respeto, la consideró «positiva». Igea destacó que la justicia es una garantía para todos los ciudadanos y añadió que «en casos como éste, es ejemplar».