scorecardresearch

Licitada la restauración de la plaza de toros de Villafranca

Mayte Rodríguez
-

A raíz de un convenio entre la Junta y el Ayuntamiento que incluye una subvención de 150.000 euros y que permitirá salvar del abandono y la ruina este coso histórico

Licitada la restauración de la plaza de toros de Villafranca - Foto: Isabel García

La obra de restauración y consolidación de la plaza de toros de Villafranca de la Sierra saldrá esta misma semana a licitación pública, previsiblemente este lunes, con lo que las empresas interesadas en ejecutar los trabajos podrán presentar sus ofertas y, una vez que se cierre el plazo para ello, adjudicar un proyecto que permitirá salvar de la ruina y el abandono al que parecía estar condenado el coso pese a su carácter histórico, dado que se trata de la plaza de toros más antigua de la provincia de Ávila y la tercera de Castilla y León. 

La reciente firma de un convenio de colaboración entre la Junta y el Ayuntamiento de Villafranca -del que este diario informó en su momento- hará posible la rehabilitación de un recurso patrimonial sumido desde hace décadas en un deterioro que ponía en serio riesgo su pervivencia pese a su valor histórico y monumental. Sin embargo,  en los últimos tiempos parecen haberse alineado los astros para impedir que en pleno siglo XXI la provincia de Ávila perdiera un elemento patrimonial único y singular. Y es que apenas unos días después de que el Ayuntamiento de Villafranca de la Sierra se hiciera con la propiedad de la plaza de toros del pueblo, su alcalde, Francisco López, fue citado en Valladolid precisamente para informarle sobre la intención de la Consejería de Cultura de destinar fondos públicos para rehabilitar esa plaza de toros. 

Eso sí, solo el alcalde de Villafranca de la Sierra sabe lo que ha costado que el ayuntamiento que preside se hiciera con la propiedad total de un monumento cuyo 65% estaba en manos de los herederos de las «diez familias notables del pueblo que en 1850» compraron al duque de Medinaceli los restos del castillo-palacio sobre cuyo patio de armas construyeron el coso taurino. El documento de compraventa aún se conserva en el Archivo de Villafranca de la Sierra. «Sobre la cerca exterior que había como patio de armas se creó otro anillo interior, se hicieron las gradas y en 1854 se dio la primera corrida de toros», apunta el regidor.

proceso burocrático. El primer paso para que este monumento no acabara siendo pasto de las ruinas a las que parecía estar condenado era precisamente que el Ayuntamiento de Villafranca fuera su único y legítimo propietario. «Ha sido un arduo proceso» burocrático ante el Registro de la Propiedad que ha exigido recabar y presentar «escrituras y todo tipo de papeles para demostrar» quiénes eran sus legítimos dueños, algo no demasiado fácil cuando hay que remontarse a siglos atrás. Pese a todo, finalmente el Ayuntamiento de Villafranca pagó 68.000 euros a los propietarios mayoritarios para ser el único dueño de la plaza de toros. Una vez conseguido ese objetivo y que la Consejería de Cultura vaya a desembolsar 150.000 euros para la consolidación y rehabilitación del coso, ahora toca sacar las obras a licitación y, una vez comenzadas, confiar en que los plazos se agilicen lo más posible. «Yo espero que a principios de la primavera pueda empezar la obra», que tendrá un plazo de ejecución de diez meses.

Y una vez terminados esos trabajos que permitirán que el monumento siga en pie, la intención del Ayuntamiento de Villafranca de la Sierra es ponerlo en valor, lo que significa que pueda ser un espacio vivo en el que «se celebren eventos como teatro o conciertos», explica López. «También queremos que sea utilizada como plaza de toros, aunque es posible que eso lleve más tiempo porque la Ley Taurina pide unos requisitos para ser coso de tercera y hay que cumplirlos», lo que supone «adecuarla a la ley», indica. Eso sí, asegura que ya hay quien le ha ofrecido dar allí una novillada. Sería todo un hito si tenemos en cuenta que el último festejo taurino celebrado allí fue en el año 1983, es decir, hace casi cuarenta años.