El Óbila hace los deberes

A.S.G.
-

El club hará efectiva la inscripción en Liga EBA tras asegurar la continuidad de sus patrocinadores. La gestión de la actual directiva ha permitido reducir y ordenar la deuda histórica

El Óbila hace los deberes - Foto: David Castro

Este año no hay mensaje de urgencia, ni de socorro desde el Óbila Club de Basket. Este año, y pese a toda la situación que rodea al mundo del deporte, el club verderón no transmite el temor de otros cursos. Todo lo contrario. La inscripción y la continuidad del primer equipo en Liga EBA están aseguradas. Se han hecho los deberes desde los despachos del Óbila Center no sólo en las últimas semanas, donde se ha trabajado en asegurar la continuidad de los principales patrocinadores, sino a lo largo de todo un año que no sólo ha permitido cerrar las cuentas en positivo sino empezar a atender la deuda histórica, uno de los peligros que desde hace años atenaza al proyecto. «Se ha ordenado, se ha negociado, se han llegado a acuerdos con distintos acreedores para ir cubriendo esa deuda poco a poco y se ha comenzado a atender a todo el que se le debía dinero. Por decirlo de alguna manera, ya no existe deuda sorpresa» reconoce Carlos Hernández Guío, presidente del Óbila Club de Basket. Se acabaron las malas sorpresas al abrir los cajones.
Un buen año de puertas hacia adentro –de haber seguido la competición podría haberlo sido también de puertas para afuera, sobre la cancha– que ha permitido que el mensaje que este año lanza el Óbila a estas alturas de curso sea muy diferente. «Indudablemente seguimos haciendo un llamamiento a los patrocinadores, siempre necesarios, pero no tanto por la necesidad sino porque el Óbila Club de Basket ha demostrado que es un producto atractivo para las empresas abulenses». El mensaje este año cambia a lo positivo. «Mandamos un mensaje a todos los que quieran apoyar al Óbila porque es un buen vehículo de promoción para su empresa».
Está claro que el club sigue afinando el presupuesto. Hay una realidad innegable  y es que «seguimos buscando apoyos. Prácticamente todos los patrocinadores siguen con nosotros pese a la difícil situación, pero no todos pueden mantener las aportaciones de otras temporadas» explica Carlos valorando «enormemente» el esfuerzo que están haciendo «para seguir con el club».
Yaunque las aportaciones puedan haberse reducido, las cuentas parecen encauzadas en un club con un doble reto. «Junto a la situación económica derivada del coronavirus, al Óbila no le vale con acabar la temporada a cero –en el balance gastos e ingresos– sino que debe destinar una importante cantidad económica a cubrir deuda pasada, como se ha hecho este año, que se ha cerrado con unos números muy buenos, atendiendo obligaciones y cubriendo cantidades importantes de lo que se debía. Y eso mismo se exige para la temporada que viene» explica un presidente que tomó las riendas del club el verano pasado. «Parece que los números van saliendo».