Agricultura de proximidad sin apenas huella de carbono

VICENTE GARCÍA
-

Los productos cercanos son una buena opción para consumir materia prima de la provincia, además de fomentar un equilibro más solidario y ecológico, rebajando considerablemente la 'huella de carbono' en su transporte

Productos de proximidad libres de contaminantes químicos - Foto: Vicente García

Las recientes tormentas de granizo acaecidas en la provincia abulense dejan claro que ‘la naturaleza es la que manda’ y que el cambio climático cada vez presenta episodios más violentos, algunos de ellos totalmente inéditos incluso para los más ancianos del lugar. 

En esta ocasión la sierra de Ávila y parte de las tierras morañegas han sido las principales afectadas.

 Mi visita a Chamartín, tras la brutal tormenta y el destrozo total de los huertos casi recién plantados de los habitantes de este término municipal, me hizo pensar sobre la importancia de estos productores de cercanía, de esa alimentación de frutas, verduras, hortalizas y similares, y las ventajas que presentan frente a las importaciones desde lugares lejanos, sobre todo en cuanto a calidad se refiere. Todos los que hemos probado los frutos de uno de estos huertos de cercanía, hemos podido comprobar que nada tienen que ver con los de las macroproducciones cargadas de fertilizantes y aditivos para que crezcan muy deprisa, y cubiertos en ocasiones de ceras y abrillantadores para que su apariencia sea llamativa. Pero está claro que «el tomate del huerto sabe a tomate, algo que no puede decirse casi nunca del importado e industrial».

Culebra de escalera, un buen aliado del hortelano. Protegida por la leyCulebra de escalera, un buen aliado del hortelano. Protegida por la ley - Foto: Vicente GarcíaEn Ávila por suerte aún contamos con ‘el mercadillo de los viernes’ en el que podemos adquirir productos de los huertos de aquí al lado, de nuestra propia provincia, y también crece la aceptación del mercado ecológico, cuya producción es respetuosa con la naturaleza y el medio, y trata de no utilizar productos químicos nocivos, que al final pueden pasar a la cadena trófica y perjudicar nuestra salud.

El interés por este tipo de productos va en aumento tanto por parte de los consumidores como de algunos productores locales que prefieren ver ligeramente mermada su producción pero conseguir frutas y verduras totalmente sanas, que permitan, por ejemplo, comer una manzana o un melocotón con su ‘piel’ sin miedo a devorar pesticidas, fungicidas o productos varios que no tienen nada que ver con lo natural.

El respeto al propio huerto permite también contar con aliados naturales que pueden prevenir las plagas más comunes o colaborar al mantenimiento de una producción sana y vigorosa; las fumigaciones biológicascon caldos de ortiga, cola de caballo, extractos de ajos, y diversos productos y mezclas que nos proporciona la propia naturaleza, son buenas opciones.

Planta topera, usada en agricultura ecológica para ahuyentar a los toposPlanta topera, usada en agricultura ecológica para ahuyentar a los topos - Foto: Vicente GarcíaAdemás muchos animales colaboran en el equilibrio y en el control de especies nocivas; por ejemplo, tener rapaces cerca especialmente las nocturnas, darán buena cuenta de topos y ratones destrozadores de raíces, o diversos ofidios como la culebra de escalera, abundante en nuestra tierra, que consume también esos animales.  Algo similar podemos decir de sapos y ranas quedevoran artrópodos nocivos con gran facilidad, o las pequeñas aves insectívoras que buscan entre el huerto a los trips, gusanos del alambre y larvas de típula que, en ocasiones, se ceban en los tallos jóvenes. También acoger a los polinizadores como abejas y mariposas con refugios para ellos en el huerto, puede contribuir a tener una buena, ecológica y saludable cosecha.

(Reportaje completo en la edición impresa y suscripción digital).

WebAnimator, "para hortelanos en red".-  Si conocemos buenos consejos sobre horticultura, podemos compartirlos en la web, y nada mejor para realizar un banner atractivo, e incluso una web dinámica que este programa de la empresa Incomedia.

Lo interesante del mismo es su facilidad de uso sin necesidad de saber programación, y que el resultado puede generarse como un gif animado, o en formato HTML5; también nos ofrece la posibilidad de copiar y pegar su código directo para incluirlo en una página web, e incluso exportarlo en formato compatible con website X5, el programa estrella de esta empresa, que permite realizar webs mucho más complejas.

La forma más sencilla de usar esta aplicación es utilizar las plantillas existentes e ir sustituyendo sus imágenes y objetos por los nuestros.

Pantalla principal de WebAnimator, efectuando un test para Diario de ÁvilaPantalla principal de WebAnimator, efectuando un test para Diario de Ávila - Foto: ImcomediaIncluso con la versión básica de la serie, Webanimator «go», podremos generar más tráfico al crear animaciones atractivas y divertidos gifs para compartirlos en redes sociales, aumentando las posibilidades con sus versiones now y la plus que facilita además la introducción de código propio con un sencillo editor de JavaScript. La última revisión permite interesantes opciones como son la incrustación de objetos de vídeo simplemente ingresando la url de youtube, además de la importación directa desde el ordenador. También las animaciones realizadas pueden ser  adaptativas, por lo que se acomodarán directamente a la ventana del navegador; esta última versión incluye además la importación directa de archivos vectoriales SVG, e incorpora movimientos y efectos ya prediseñados que nos ahorrarán bastante tiempo y trabajo, y por supuesto tenemos interactividad con botones programables que nos facilitará el  movernos entre las páginas creadas. www.webanimator.com

 

Más fotos:

Sapos y ranas colaboran activamente en el huerto biológico
Sapos y ranas colaboran activamente en el huerto biológico - Foto: Vicente García
La granizada primaveral en Chamartín, destrozó por completo huertos y plantaciones en 2021
La granizada primaveral en Chamartín, destrozó por completo huertos y plantaciones en 2021 - Foto: Emilio García Fernández