Los acusados del atropello niegan su autoría en los hechos

E.Carretero
-

Durante el juicio por la muerte del joven José Echevarría los dos sospechosos han asegurado que pese a que los vehículos implicados eran de su propiedad conducían sendos familiares cuya identidad no han revelado amparándose en el Código Penal

Los acusados del atropello niegan su autoría en los hechos

El juicio contra dos jóvenes acusados del atropello mortal que en octubre del año pasado causó la muerte del estudiante de Enfermería José Echevarría cuando cruzaba por un paso de peatones de la calle Capitán Peñas arrancó este miércoles en el juzgado de lo Penal de Ávila. Lo hizo con las declaraciones de J. E. M. M y J. M. S, de 29 y 22 años, respectivamente, que se negaron a responder tanto a las preguntas de la acusación particular como de la Fiscalía y aseguraron a preguntas de su abogado que pese a ser titulares de los dos coches implicados en este atropello ellos no participaron en los hechos que se juzgan. Es más, no solo negaron su implicación sino que reconocieron ambos conocer la identidad de quienes conducían los dos vehículos implicados en este atropello, un Seat León y un BMW, asegurando en ambos casos que se trataba de sendos familiares de los que sin embargo amparándose en el Código Penal no revelaron la identidad.  
Tras la breve declaración de los acusados también declaró en esta primera jornada una médica forense que explicó que la autopsia realizada a José Echevarría determinó que el joven presentaba "lesiones compatibles con un atropello" y que de hecho el fallecimiento se produjo a consecuencia del "aplastamiento de la cabeza por una rueda". Así, la forense explicó que la víctima, a la que posteriormente se realizaron pruebas de alcohol y drogas que arrojaron un resultado negativo, falleció a consecuencia de un traumatismo craneoencefálico que provocó «una salida total y absoluta de la masa encefálica», testimonio que los familiares del joven estudiante de Enfermería escucharon visiblemente afectados.
Durante esta primera sesión del juicio también declararon varios testigos, todos ellos tras un biombo para evitar ser identificados por los acusados. Todos coincidieron en la "gran velocidad" a la que circulaban los dos vehículos implicados en el atropello y también en que no pararon después de embestir al joven. Es más, una testigo presencial de los hechos aseguró que los coches no realizaron el ceda el paso que hay entre la intersección de Capital Peñas con la Bajada de Don Alonso y que aunque ella grito «paren paren» para advertir de que el joven se disponía a cruzar el paso de peatones que hay frente a la farmacia de esa calle «el coche no hizo amago de parar». También contó que "a continuación" venía un segundo coche, también «a mucha velocidad», que pasó por encima del cuerpo del joven que ya se encontraba tirado en la calzada tras el impacto contra el parabrisas del primer vehículo que le lanzó despedido a una distancia de «unos cinco metros». «Fue todo muy deprisa;segundos», aseguró la testigo.