scorecardresearch
M. Rafael Sánchez

La mirada escrita

M. Rafael Sánchez


Un apunte sobre las generaciones

30/05/2022

En el manual que ahora necesitaríamos para saber de qué hablamos cuando de generaciones hablamos, se diría que conviven en estos momentos unas seis generaciones. Están nuestros mayores, esa generación de posguerra que nació antes de finales de los cuarenta. Luego, ya empiezan las generaciones de los anglicismos que parecieran sacados de una novela de ciencia ficción: los Baby Boomers seríamos los nacidos en las décadas de los cincuenta y sesenta. Después vienen la Generación X, nacidos en los setenta; los Millennials nacidos entre el año 80 y el año 96; la Generación Z del año 97 al 13 del actual siglo y, por último, la Generación Alpha que abarca desde mediados de la década anterior a la actualidad y que, junto a la Z, serían los llamados nativos digitales.

Sociólogos son los que definen los criterios para acotar y especificar a unas generaciones y otras en base a las características que los agruparían. Esto es tan subjetivo que según busquemos la información en uno u otro medio, nos varían los años de encaje de cada generación, pero más o menos creo válidas las acotaciones temporales antes hechas. Clasificar en generaciones no deja de ser hacer unos patrones que describen una generalidad reduccionista pero que no son regla estricta. Pero las estadísticas y estudios se realizan de acuerdo a esos patrones y nos sirve para obtener y agrupar información.

Por ejemplo, si hablamos de género, sabremos que en la Generación Z se han incrementado las diferencias entre chicos y chicas respecto al fracaso escolar y que, según un reciente dato del INE, es entre estos jóvenes donde aumenta más el maltrato de la violencia machista, hasta el punto que entre los menores de 18 años ha aumentado el pasado año cerca de un 30%. No podemos seguir echando la carga de culpa a una falta de legislación –España es puntera en ello-, a la falta de medios para prevenir esta lacra o a un desconocimiento del tema. La culpa tiene nombres de personas –las que maltratan-, nombre de partidos y medios de comunicación –los que niegan la violencia de género o la enmascaran en "violencia intrafamiliar"- y nombre de estructura cultural interesada –sí, ese machismo rancio, duro, chulesco-. Por el contrario, el mayor descenso ocurrió entre las mayores de 75 años. Pero el gran pico de la violencia machista se da entre los 25 y 50 años, tanto si hablamos de víctimas como de denunciados. La mitad de los hombres denunciados tenían entre 30 y 45 años. Son generación X y Millennials.

Somos los Baby Boomers –junto con los X- los que hemos conformado los valores y modelo de sociedad actual y somos quienes detentamos los diferentes aspectos y niveles de responsabilidad política, económica, mediática, etc. Y tendríamos que reflexionar acerca de cómo hemos construido nuestra sociedad para estar en la situación de multicrisis en la que estamos y no echar balones fuera haciendo solo responsables a las generaciones posteriores –que también tienen su responsabilidad, pues tienen libertad de pensar, elegir y actuar-, pero que no dejan de ser consecuencia de nuestra educación, valores, actitudes, etc.

Cuando hemos creído que hacer feliz a un niño es dejarlo hacer lo que quiera y darle todos los caprichos, cuando no hemos educado en la responsabilidad y en la frustración, cuando delante de ellos hemos despreciado a aquellos que no nos gustan por su aspecto u origen, cuando hemos creado y seguimos a medios de comunicación cuya finalidad es la formación de opinión por encima de la información, cuando confundimos felicidad con deseo cumplido, cuando hemos sobrevalorado el tener sobre el ser… Pues en esta estamos, confusos, preocupados y viendo cómo la complejidad se reduce maquillaje y el pensamiento a eslogan.