Nueve espacios llevan décadas esperando ser declarados BIC

Mayte Rodríguez
-

El Puente Romano sobre el Adaja, el Palacio Los Serrano y el antiguo Matadero son los tres expedientes abiertos en la capital

Nueve espacios llevan décadas esperando ser declarados BIC

En los cajones de la Consejería de Cultura de la Junta de Castilla y León acumulan polvo nueve expedientes de protección del patrimonio histórico-artístico abulense que, después de varias décadas de tramitación, todavía están pendientes de concluir. En la capital abulense son el Puente Romano sobre el río Adaja, el Palacio de Los Serrano y el antiguo Matadero (todos ellos en la categoría de monumento), mientras que en la provincia hay varios municipios afectados. En concreto, fueron incoados dos expedientes BIC en Madrigal de las Altas Torres (la propia villa en la categoría de Conjunto Histórico y el recinto amurallado en la de monumento), otros dos en Chamartín de la Sierra (el Castro de la Mesa de Miranda y la necrópolis de La Osera, ambos en la categoría de Zona Arqueológica), la villa antigua de Pedro Bernardo en la de Conjunto Histórico y el Barranco de las Cinco Villas en la categoría de Paraje Pintoresco, según la información facilitada a esta Redacción por la Consejería de Cultura. Se trata de espacios y monumentos que, reuniendo a priori los requisitos para ser declarados Bien de Interés Cultural (BIC), oficialmente no cuentan con esa consideración pesar de que ha transcurrido tiempo más que suficiente para que la Administración haya completado esos expedientes.

Desde la Consejería de Cultura se aduce que «la mayor parte» de ellos fueron «incoados antes de la promulgación de la Ley de Patrimonio Cultural de Castilla y León», incluso algunos «provenientes de la etapa preconstitucional», de ahí que «en su mayoría carecen de documentación suficiente, según los requerimientos técnicos, legales y de participación pública que en la actualidad se exigen» por parte de la normativa que regula este asunto. El último expediente de este tipo concluido en territorio abulense fue la declaración de Bien de Interés Cultural en la categoría de Conjunto Histórico Artístico para El Barco de Ávila, que se produjo en 2017, 35 años después de haberse incoado el expediente.

De los nueve expedientes BIC que siguen pendientes en la provincia de Ávila, el caso más flagrante es el de Madrigal de las Altas Torres, que fue propuesto en el año 1963 para ser declarado Bien de Interés Cultural en la categoría de Conjunto Histórico. Cerca de sesenta años han transcurrido, por tanto, desde que empezó la tramitación, que fue iniciada en pleno franquismo. Algo similar sucede con la declaración BIC para el Barranco de las Cinco Villas, cuyo expediente se inició en julio de 1975, en 1977 en el caso de Pedro Bernardo como Conjunto Histórico Artístico.

Nueve espacios llevan décadas esperando ser declarados BICNueve espacios llevan décadas esperando ser declarados BIC

En este tiempo, España no solo pasó de ser una dictadura a una democracia, sino que dio tiempo a que se desarrollara el Estado de las Autonomías y a que éstas se hicieran cargo de las competencias en materia de patrimonio cultural. De hecho, a la Ley del Estado de 1985 le siguió la Ley de Patrimonio Cultural de Castilla y León del año 2002, pero desde que ésta se promulgara han trasncurrido casi dos décadas sin que en este tiempo apenas se hayan dado pasos para actualizar esos expedientes. Eso sí, la propia Ley de Patrimonio Cultural de Castilla y León establece que esos bienes pendientes de ser declarados Bien de Interés Cultural (BIC) «gozan de la misma protección y de los mismos derechos que los ya declarados», tal como destacó el consejero de Cultura, Javier Ortega, al comprometerse recientemente a resolver en esta legislatura los expedientes incoados hace décadas.

avances reales. Todo apunta a que los dos expedientes que afectan a Madrigal de las Altas Torres, que casualmente son el más antiguo (1963) y el más actual (aunque date del año 2002) serán los primeros que se resuelvan. La alcaldesa de la villa, Ana Isabel Zurdo, augura que estarán listos «antes de que acabe el año», al menos el que propone la declaración de Bien de Interés Cultural en la categoría de Conjunto Histórico para la villa madrigaleña. «Acabamos de recibir la propuesta de la Consejería de Cultura, el desarrollo del proyecto, después de más de un año trabajando en colaboración con sus técnicos», explica a esta Redacción. Precisamente porque una declaración de esa naturaleza exige que el ayuntamiento modifique también la normativa urbanística y de protección del área declarada BIC, Zurdo asegura que «el Plan Especial que todo Conjunto Histórico tiene que tener será elaborado este año» por parte del Ayuntamiento de Madrigal, que recibe con satisfacción el documento que acaba de enviar la Junta de Castilla y León. No obstante, la regidora tiene previsto solicitar una reunión con el consejero de Cultura, Javier Ortega y con el nuevo director general de Patrimonio. En lo que respecta al recinto amurallado, Ana Zurdo considera que el gran paso en ese sentido ya está dado al elaborarse el Plan Director de la Muralla de Madrigal, que además de «proteger el monumento» contempla «la rehabilitación de varias puertas para que también puedan ser visitables para el turismo», adelanta.

Nueve espacios llevan décadas esperando ser declarados BIC
Nueve espacios llevan décadas esperando ser declarados BIC