scorecardresearch

Las Cámaras arrancan el proceso electoral en sus 14 entidades

SPC
-

Méndez Pozo insta a las administraciones a tomar medidas económicas que «favorezcan la competitividad» y urge una reflexión sobre el modelo de país

Antonio Méndez Pozo, presidente del Consejo de Cámaras de Comercio de Castilla y León, y de la Cámara de Comercio de Burgos, participa en la reunión telemática de Cámaras de Comercio. - Foto: Ricardo Ordóñez (Ical)

Las Cámaras de Comercio, Industria y Servicios de Castilla y León arrancaron este jueves el proceso electoral de las 14 entidades de la Comunidad. El pleno del Consejo despidió la legislatura y abrió el proceso que también se desarrollará en Ávila, entidad que abrió sus puertas el pasado 20 de diciembre.

El presidente del Consejo, Antonio Miguel Méndez Pozo, agradeció a todos los plenarios su apoyo durante unos años que calificó de «complicados», en los que se ha hecho frente a una pandemia que «ha trastocado nuestras vidas», a un cambio en el modelo productivo para adaptarse a las nuevas circunstancias y una «cruel intervención militar por parte de Rusia en Ucrania, cuyo drama humanitario y consecuencias económicas se dejan sentir a nivel mundial».

El pleno coincidió en destacar que Castilla y León y España necesitan medidas estructurales y coyunturales que «no mermen la competitividad de las empresas», por lo que urgió a reflexionar sobre un modelo de país «sostenible y digital pero también autosuficiente, potenciando nuestros recursos endógenos y apostando por sectores que nos autoabastecen para no depender, en gran medida, de terceros países».

En este sentido, apeló, en declaraciones recogidas por Ical, a la coyuntura actual, que es «propicia para hacer la gran transformación», un «momento crítico y una verdadera encrucijada en la que se debe dar otro salto adelante como en los últimos cuarenta años, o de lo contrario, quedaremos relegados».

Seguridad y certidumbre

El pleno demandó «seguridad y certidumbre jurídica» para las empresas y autónomos ante el nuevo paquete de medidas aprobado por el Consejo de Ministros, del que recomendó «leer la letra pequeña y esperar a la aprobación y condiciones desde Bruselas».

A juicio del pleno del Consejo, las empresas de Castilla y León «no están sobredimensionadas ni compiten entre las del resto del país», sino que su competencia «está en países cuyos costes de producción son más baratos», lo que significa que si a una empresa se la bonifica y por otro lado los costes aumentan, «se estrangula su competitividad, de ahí que las medidas que tomen las administraciones deben ser a largo plazo». Esto es más relevante, si cabe, si se tiene en cuenta que en la Comunidad el 80 por ciento de la energía que se produce es renovable.

Igualmente, el pleno advirtió de que el conjunto de sectores productivos «se resiente» y convinieron «atajar el problema de raíz, tomar medidas al ritmo de otros países de Europa y no quedar rezagados en el proceso de transformación prioritario para dejar atrás la covid-19». En este sentido, Méndez Pozo subrayó «la responsabilidad y el compromiso» que las Cámaras mantienen con el tejido empresarial.