scorecardresearch

Éxito de la exposición de la Semana Santa de Arévalo

R.G.
-

Cerca de 900 personas, procedentes de Valladolid, Burgos, Salamanca y Palencia, se desplazaron los visitantes a esta muestra que estuvo abierta en la iglesia de el Salvador

Éxito de la exposición de la Semana Santa de Arévalo

Un balance muy positivo se ha considerado el resultado de la exposición La Semana Santa Arevalense que organizó la cofradía de la Santa Vera Cruz y ha estado instalada en la iglesia-museo de El Salvador. Según la nota facilitada, por la cofradía, en la semana de apertura, han sido 865 visitantes, destacando que han sido cofrades y arevalenses, pero muchos de ellos procedentes de Castilla y León, por eso del cierre perimetral, procedentes prácticamente de todas las provincias, pero especialmente de Burgos, Valladolid, Salamanca y Palencia. Se considera muy aceptable ya que Arévalo es zona de influencia de Madrid y al faltar estos visitantes, los de nuestra comunidad se han volcado estos días. Pero lo más positivo ha sido lo que ha gustado mucho al público el montaje de los diferentes pasos e imágenes, los paneles de su restauración, los efectos de la cofradía, hábitos que visten los cofrades, cartelería y los estandartes, una muestra muy alabada por el público lo que ha producido gran satisfacción en los organizadores.

La exposición fue abierta  el día 27 de marzo  y pudo ser visitada hasta el día 4 de abril. 

Este año, por segundo consecutivo, al no poder salir las procesiones por motivos de la pandemia, la Cofradía de la Santa Vera Cruz, la Archicofradía de Las Angustias y la Parroquia organizaron esta exposición que ha mostrado  los valores religiosos y artísticos la Semana Santa arevalense. Así, en El Salvador se pudieron encontrar la imaginería moderna de la escuela de Olot, unos conjuntos procesionales de gran realismo, al estilo de Salcillo, que se incorporaron a las procesiones entre los años 40-50 del s. XX. Las escenas bíblicas de la Oración en el Huerto, el Beso de Judas, la Verónica, y el Santo Sepulcro, además de la última adquisición, Jesús en la Borriquilla. Y junto a estos, los pasos y esculturas de imaginería castellana de gran valor histórico artístico, como el Cristo de la Buena Muerte, gran talla del círculo de Gregorio Fernández, del s. XVII, un Cristo muerto de gran realismo y devoción, que procede de la antigua capilla de Las Angustias del convento de la Santísima Trinidad, entre otras.