scorecardresearch

Las líneas rojas de los pactos centran el debate decisivo

S.G. - D.A.
-

Mañueco (PP), Tudanca (PSOE) e Igea (Cs) invitaron a los ciudadanos a participar en la jornada electoral y les pidieron su voto tras ofrecer sus propuestas sobre sanidad, servicios sociales, economía e infraestructuras

Los candidatos Francisco Igea (Cs), Fernández Mañueco (PP) y Luis Tudanca (PSOE), durante el segundo debate electoral celebrado en Castilla y León Televisión. - Foto: E. Margareto (Ical)

El segundo y decisivo debate entre los principales candidatos a la Junta de Castilla y León tuvo como invitado de piedra a Vox, ya que sobrevoló las intervenciones de los tres aspirantes al hablar de los previsibles pactos postelectorales. Tanto el socialista Luis Tudanca como el naranja Francisco Igea marcaron a la formación de extrema derecha como una de sus líneas rojas en las negociaciones que serán necesarias después del 13-F si, como todas las encuestas anuncian, nadie consigue una mayoría suficiente. Aún recientes las palabras pronunciadas por la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, que abrió la puerta a ponerse de acuerdo con Vox, los candidatos del PSOE y de Cs aprovecharon ese argumento para prevenir a Mañueco de un acuerdo que en su opinión perjudicaría a Castilla y León, mientras que el actual presidente ha optado por repetir la tesis del presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, en referencia a un pacto con los ciudadanos en las urnas, para orillar a Vox y Cs.

No obstante, el candidato del PP, Alfonso Fernández Mañueco, no cerró ninguna puerta, aunque sí que aseguró, sin mencionar el nombre de Vox, que no dará pasos atrás en la lucha contra la violencia de género y la igualdad, dibujando una línea roja de la que tantoTudanca como Igea dudaron. En el bloque de pactos postelectorales, el candidato socialista manifestó su disposición al diálogo con todas las fuerzas que quieran un cambio, mientras que Igea se mostró dispuesto a hacerlo con todos, excepto con los extremos (Vox y Podemos) y con «una persona», en clara referencia a Mañueco, a quien los candidatos de PSOE y Cs le reprocharon que sepa la canción que va a cantar cuando llegue al gobierno, en referencia a su posible pacto con Vox y los retrocesos que ello va a suponer en inmigración, igualdad o violencia de género. «Lucho, he luchado y lucharé por la igualdad. A eso no me va a ganar nadie», respondió Mañueco en el transcurso del segundo debate electoral celebrado en Castilla y León Televisión. 

El futuro de la sanidad

El bloque sanitario ha sido el único en el que los candidatos del Partido Popular y del PSOE evidenciaron algún punto en común, y coincidieron en la necesidad de reforzar la Atención Primaria con un modelo en el que todos los consultorios rurales permanezca abiertos, con independencia del lugar y de la población, mientras que su rival de Ciudadanos volvió a exigrr una reforma sanitaria «realista» y reiteró su apuesta por una gestión profesional, que garantice un médico y un médico de referencia a cada ciudadano, y no una camilla. «Eso es lo que tenemos que hacer, y no abrir los consultorios», y lograr reducir la frecuentación, medir los actos médicos, una medicina resolutiva y apostar por las consultas de alta resolución. Esto es lo que propuso como vicepresidente, dijo, «eso que intentaron boicotear», dijo Igea.

Luis Tudanca (c) posa a su llegada junto a directivos de Radio Televisión Castilla y León.Luis Tudanca (c) posa a su llegada junto a directivos de Radio Televisión Castilla y León. - Foto: E. Margareto (Ical)En el bloque inicial del segundo y último debate todos partieron del mismo diagnóstico: la necesidad de reforzar un sistema al que la pandemia ha puesto contra las cuerdas. Pero que, pesa a ello, mantuvo Mañueco, es uno de los mejores de toda España, con una red de hospitales de primera, y con la mayor red de centros de salud y de consultorios locales, que garantizó que mientras fuera presidente iban a estar abiertos, así ha sido, recordó. «No puede mentir impunemente», hay «cientos de pueblos a los que han dejado sin asistencia», le reprochó Tudanca, que recordó que ha habido localidades sin médico hasta 500 días, caso de Matalama, en Zamora. 

En este punto, Igea, que, como médico, agradeció el trabajo de todos «compañeros» en estos dos años, aseguró que la sanidad está «agotada, exhausta» tras 30 años de no hacer nada, y una pandemia terrible a la que se ha hecho frente por el lujo de equipo que ha estado al frente, con una consejera, Verónica Casado, que se «ha dejado la piel para sacar a todos adelante».

Reforma laboral

El bloque económico ha estado marcado por la reciente aprobación de la reforma laboral en el Congreso de los Diputados. Tudanca e Igea volvieron a hacer la pinza contra Alfonso Fernández Mañueco al que reprocharon los motivos de su partido para no haber apoyado la reforma laboral, mientras que el popular ha centrado sus críticas en la subida de la luz, de la gasolina o del IPC, con precios «récord» que ha achacado en concreto al Gobierno de Sánchez. 

Mañueco charla antes del debate con los árbitros que controlaron el tiempo de las intervenciones.Mañueco charla antes del debate con los árbitros que controlaron el tiempo de las intervenciones. - Foto: E. Margareto (Ical)«¡Ya tardaba en salir Sánchez!», ironizó Igea, que preguntó al candidato del PP, sin obtener respuesta, qué piensa hacer para que baje el precio de la luz para recomendarle a renglón seguido que se centre en las competencias autonómicas, a lo que Tudanca añadió que tenía la «esperanza» de que Fernández Mañueco sólo hablara de Castilla y León en este debate e ironizar sobre que era «difícil» que no se refiriese al presidente del Gobierno. «¿Por qué no creen en el Diálogo Social?», preguntó Tudanca a lo que Igea añadió que Mañueco no cree en el acuerdo que emanan de los agentes económicos y sociales si viene del Gobierno de la nación. «Sánchez, Sánchez y Sánchez. Estos tres días cada vez que lo dice se le oye más bajito», bromeó el político liberal.

Por su parte, el candidato popular insistió en acusar al Gobierno de la nación de marginar y de ningunear a Castilla y León mientras Luis Tudanca «traiciona» a su propia tierra. Ante esto, el candidato socialista zanjó con un «ya basta» para recordar que Castilla y León es la quinta comunidad que ha recibido más fondos. Tudanca e Igea también coincidieron al acusar a Fernández Mañueco de la «irresponsabilidad» de haber adelantado las elecciones sin haber aprobado el presupuesto de 2022 en el «momento más decisivo de la historia», según el primero, que lamentó que Castilla y León no podrá aprovechar bien la llegada de unos fondos europeos «que parecen pensados para Castilla y León».

«Si todo esto iba tan bien señor Mañueco, ¿Por qué convocó elecciones? ¿Por qué dejó a la Comunidad sin presupuestos para poder prometer sólo en campaña?», preguntó Igea al que ha sido su socio de Gobierno que reivindicó por su parte los buenos resultados en la evolución del empleo en Castilla y León que roza ya el millón de ocupados en términos EPA.

Los candidatos reciben los consejos de sus asesores durante la pausa a mitad del debate.Los candidatos reciben los consejos de sus asesores durante la pausa a mitad del debate. - Foto: Eduardo Margareto (Ical)Bolsas de caramelos

En materia de infraestructuras, Fernández Mañueco sacó la «lista de agravios» con las infraestructuras del Gobierno de España, mientras que el socialista Luis Tudanca le echó en cara las «promesas incumplidas» en los 35 años de los populares en la Junta, y el aspirante de Ciudadanos rechazó sacar la «bolsa de caramelos» para lograr votos en la campaña electoral. Un apartado que Fernández Mañueco utilizó para denunciar el «hachazo» de los peajes en las autovías, que a su juicio el Gobierno central ha retrasado por la cita con las urnas. Ante esto, el socialista defendió que la licitación de obra pública es cinco veces superior a la de la etapa de Mariano Rajoy. Un cruce de reproches en el que el representante naranja cargó contra la gestión «clientelar» que hacen PP y PSOE. Finalmente, el candidato de Cs pidió a PP y PSOE que en las siguientes elecciones, no prometan, sino que se presenten con las «obras hechas» y no con las promesas.

Los tres cerraron el debate apelando a los ciudadanos para que apoyen sus candidaturas el próximo domingo, 13 de febrero, cuando las urnas dictarán sentencia sobre el futuro de Castilla y León.