El cierre perimetral pone la puntilla al sector hotelero

E.Carretero
-

Hoteles y alojamientos de turismo rural llegan al Puente de Los Santos sin reservas tras una cascada de cancelaciones al prohibirse la movilidad regional

El cierre perimetral pone la puntilla al sector hotelero - Foto: David Castro

La situación de cierre perimetral en la que desde este viernes se encuentra Castilla y León y que también afecta a comunidades vecinas como Madrid y Castilla-La Mancha ha supuesto la puntilla para el sector hotelero que en las últimas horas ha sufrido una cascada de cancelaciones. No en vano, reconocen tanto desde las asociaciones de turismo rural como desde la de Hoteles de Ávila, las restricciones a la movilidad entre autonomías y especialmente con Madrid, que es el principal mercado emisor de turistas para esta provincia, han hecho que las reservas que hoteles y casas rurales tenían para el puente de noviembre, que ya eran muchas menos que otros años, se hayan caído de golpe en el último momento.
Tanto es así que en el caso de la capital abulense no se espera llegar ni al cinco por ciento de ocupación  para un puente que históricamente dejaba muy buenas cifras en Ávila. «Ahora mismo no existe turismo», lamenta Hugo Ortega, el presidente de la Asociación de Hoteles de Confae.
Lo ocurrido ahora es el remate para un sector que ya sufrió importantes cancelaciones en el Puente del Pilar debido al confinamiento de una decena de municipios madrileños, incluido la capital, días previos a la festividad del 12 de octubre y que desde entonces apenas ha tenido actividad. De hecho, en la capital abulense cinco establecimientos hoteleros ya han cerrado sus puertas y dos más no las han  vuelto a abrir después de cerrar en marzo.
«Es una situación para la que no estamos preparados nadie y de difícil solución», reconoce Ortega que no ve «futuro» para el sector hotelero del que, calcula, en Ávila viven «unas 1.500 familias de forma directa y otras tres o cuatro mil de modo indirecto».
Ademas, lamenta Ortega que los cierres que ya se han llevado a cabo y los que llegarán se producen tras realizar inversiones para adaptar los establecimientos «que no veo que se estén desarrollando y exigiendo a otros sectores». Lamenta de hecho el presidente de la Asociación de Hoteles la «demonización» que sufren hostelería y turismo y, por otra parte, echa en falta apoyos de la administración. «Estamos completamente abandonados, tanto a nivel nacional, como regional y local», lamenta el también empresario al hablar de la situación de «muerte» del sector hostelero y del turismo en general.