scorecardresearch

Relación de San Juan de la Cruz con el budismo y el hinduismo

J.M.M.
-

La cuarta jornada del Congreso Mundial Sanjuanista acogió cuatro nuevas ponencias que profundizaron en la vida y obra del santo

Relación de San Juan de la Cruz con el budismo y el hinduismo

Cuatro nuevos ponentes intervinieron en la cuarta jornada del VI Congreso Mundial Sanjuanista 'Doctrina y Pensamiento' que se desarrolla en el CITeS - 'Universidad de la Mística'. 

Carmen Velayos-Castelo y Javier Romero tuvieron la primera conferencia. Carmen es profesora titular de Filosofía Moral y Política en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Salamanca e imparte clases de ética. Javier Romero es doctor en Filosofía por la Universidad de Salamanca (USAL), con formación también en la Universidad de Samford (EEUU) y en la Universidad de Camberra (Australia). Para los ponentes, entre los escritos breves de fray Juan de la Cruz, destaca por su originalidad, belleza y capacidad sintética el poema místico conocido como Cántico Espiritual (CB), que no sólo es una de las poesías más importantes a la lengua española, sino también una apuesta por una mística ecológica en la línea de una ecología integral única y con el sello identitario sanjuanista.

Para los ponentes, aunque el tema de la mística y la ecología ha estado presente en el cristianismo en autores como Hildegarda de Bingen o Francisco de Asís, observamos que la diferencia entre ambos autores y el Santo abulense está en que aquéllos viven todavía en el medievo y su visión se expresa en una forma de contemplación cósmica pasiva (desde los astros a las criaturas), mientras que fray Juan se sitúa en los albores de la modernidad, donde los signos cósmicos no son ya para él únicamente hermanos y hermanas pasivos, como en Francisco de Asís, sino que forman parte activa del mismo camino de enamoramiento personal en el proceso de relación con el Amado. Así, fray Juan de la Cruz no sale del mundo para encontrarse con/en Dios, sino que su encuentro lo hace en el mundo, en un proceso de interioridad y profundización de amor a lo creado, donde la naturaleza forma parte activa del diálogo interno del ser humano en su crecimiento espiritual.

La segunda ponencia estuvo a cargo de Joy Alumkal, carmelita descalzo indio, además de profesor de Filosofía en Carmel Hill Colegio de Filosofía y doctor en Ffilosofía por la Universidad Hindú de Benarés. El título de su ponencia fue 'Juan de la Cruz y el Hinduismo'. En su propuesta, Joy trató un tema «exótico»: Juan de la Cruz a través de los espejos del hinduismo. En su presentación retomó el enfoque pluralista e integral del «hinduismo clásico» que tiene dos verdades subyacentes. La primera se puede encontrar en las palabras de Rigveda:«La verdad es una, pero los sabios hablan de ella de manera diferente». Y la segunda se manifiesta en la siguiente imagen: «Todos somos peregrinos de diversa disposición hacia la cima de la montaña y cada religión es un 'camino' o 'marga' hacia ella». Según el ponente estas dos verdades unifican todas las expresiones religiosas, filosóficas y literarias de la fe hindú en las artes, la arquitectura, la música y la literatura, especialmente en los Vedas, Itihasas, Puranas y textos filosóficos desde la antigüedad hasta el presente. Y a través de ellas se puede mirar toda la experiencia mística de San Juan de la Cruz.

La tercera ponencia de la mañana estuvo a cargo de Wilfred Rodrigues, carmelita descalzo de la India, doctor en Filosofía por la Universidad de Mysore (India), con un estudio comparativo entre Buda y san Juan de la Cruz. El título de su ponencia fue 'Buda y Juan de la Cruz'. Según Wilfred, la meta de Fray Juan está tan distante de la meta de Gautama Buda, como Occidente lo está de Oriente. Pero ambos van en maravilloso acuerdo durante una parte de su viaje; y ahí es donde el «Este y el Oeste» parecen encontrarse. Es realmente maravilloso ver, según subraya el ponente, que la iluminación de Buda se corresponde muy bien con la de Fray Juan en muchas áreas del bienestar humano y la felicidad humana. Esto demuestra que, aunque Fray Juan aspira a la felicidad en la unión con Dios, esa unión no puede lograrse sin las virtudes del astangamarga, que es el Óctuple Sendero de Buda, y la gracia de Dios.

Rodrigues llegó a la conclusión que, si Juan de la Cruz hubiera conocido a Gautama Buda, habría aprobado de todo corazón sus enseñanzas con respecto al Óctuple Sendero. La razón es la presencia de diferentes elementos en la ética y el humanismo budista que son tan universales en su atractivo como para trascender las distancias entre España e India, así como las diferencias cronológicas de los dos milenios que separaron a Juan de Buda.

Las actividades de esta cuarta jornada del Congreso concluyeron por la mañana. Los participantes tuvieron la tarde libre.