scorecardresearch

Ferraz corta de raíz el debate sobre una posible abstención

SPC
-

La Ejecutiva Federal asegura que «se hablará» con el PP pero descartan facilitar la investidura de Mañueco para frenar a Vox, como propone Óscar Puente

Luis Tudanca, visiblemente emocionado, este domingo tras los comicios. - Foto: M. Chacón (Ical)

Entre el quiero y no puedo. La resaca de la jornada electoral en la familia socialista se debatió ayer entre la defensa de unos resultados que «ratifican las ansias de cambio» y la tensa situación en la que   se queda elPSOE en el hemiciclo ante la irrupción de Vox y la pérdida de siete procuradores en la bancada socialista. Una realidad ante la que el alcalde de Valladolid y exportavoz socialista, Óscar Puente, fue ayer el primer en mostrarse partidario de una abstención del PSOE en Castilla y León para evitar que gobierne con Vox. Sin embargo, desde la sede de Ferraz descartan esta posibilidad. El portavoz de la Ejecutiva Federal del PSOE, Felipe Sicilia, aseguró que no tienen «ningún problema» en sentarse a hablar con el PP tras la victoria de los populares en las elecciones de Castilla y León, pero descartó abstenerse porque no están dispuestos a permitir un gobierno «manchado por la corrupción».

«Nosotros no tenemos ningún problema en sentarnos a hablar con el PP, faltaría más, pero tenemos muy claro que no vamos a posibilitar un gobierno que a partir de marzo tiene una agenda ante los tribunales por casos de corrupción. No vamos a apoyar a un gobierno manchado por la corrupción», apuntó Sicilia en una rueda de prensa tras la reunión de la Ejecutiva Federal del PSOE. «No es una cuestión a resolver por parte del PSOE, ya la ha resuelto el PP al decir que no tiene problema en sentarse con Vox», dijo.

En el caso de que finalmente el PP gobernara en Castilla y León con Vox, Sicilia aseguró que los responsables de ello no serían los socialistas, sino los populares, «que provocaron unas elecciones sabiendo que este escenario se podría producir». En su opinión, la «conclusión clara» tras las elecciones de Castilla y León es que, en general, «sólo hay dos opciones de gobierno: o un gobierno del PSOE o un gobierno de Vox en el que el PP está entregado». Por ello, defendió que «el mejor cordón sanitario a la extrema derecha es votar al PSOE, es la garantía de que la extrema derecha no llegue a las instituciones».

Sin debate

Sicilia aseguró que en la Ejecutiva Federal del PSOE no trataron «como tal» la posible abstención para facilitar un gobierno del PP en Castilla y León sin Vox, pero fuentes socialistas reconocen que es una opción que está ahí, por lo que no les sorprende que alguien la pueda plantear, como hizo el alcalde de Valladolid. Otras fuentes socialistas insisten en que lo importante es lo que diga el PP, que es quien ganó las elecciones y quien tiene que «mover ficha», y retan a que si los populares quieren que el PSOE se abstenga lo digan «claramente» y expliquen si la intención es hacer «un cordón sanitario». De cualquier forma, en la Ejecutiva Federal niegan incoherencia con su postura al rechazar una abstención, ya que recalcaron que los socialistas van a ejercer su papel de oposición en Castilla y León «alertando del riesgo que hay» con la subida de Vox, que quedó en tercera posición.

Futuro de Tudanca

Respecto al candidato socialista, Luis Tudanca, que ayer no hizo ninguna declaración y este domingo dijo en tono de despedida que «otros vendrán que harán más y lograrán que el cambio llegue a esta tierra», Sicilia comentó que su liderazgo en el partido es claro, aunque ahora «toca un momento de reflexión».