scorecardresearch

Sindicatos y empresarios miran a la industria en el 1 de mayo

B.M
-

Desde los sindicatos se habla de los beneficios de la reforma laboral, en especial con más contratos indefinidos, mientras los empresarios hablan de las dificultades para encontrar trabajadores especializados en algunos sectores

Polígono industrial

Industria. Ahí están gran parte de las reivindicaciones tanto de sindicatos como de empresarios en torno al futuro laboral en la provincia de Ávila y que repasan para Diario de Ávila en torno a la celebración del 1 de mayo, el Día del Trabajo. Todos son conscientes de la fortaleza y a la vez dependencia del sector servicios y, aunque con miradas diferentes, apuestan por la implantación de industrias para generar empleo, impedir la marcha de jóvenes y tener una oferta laboral más estable.

En estas visiones del mercado laboral, las fuerzas sindicales (UGT y CCOO) valoran, entre otras cosas, lo que ha supuesto la reforma laboral en cuanto a fomentar el trabajo indefinido frente al temporal, mientras que los empresarios, a través de CEOE, hablan de las dificultades para encontrar trabajadores especializados en determinados sectores.

Desde UGT, su secretario provincial, Javier García Hernández, hace una valoración de la situación de una provincia como Ávila donde reconoce el gran peso que tiene el sector servicios pero no duda en reclamar más llegada de la industria.

Como valoración general, destaca los últimos datos del paro en los que se ha logrado estar por debajo de las 10.000 personas desempleadas, lo que nos acerca, explica, tanto a cifras de antes de la pandemia como de años anteriores. Un dato «positivo», afirma, pero que cree que hay que saber contextualizar y comparar. En este sentido pone sobre la mesa también la Encuesta de Población Activa, que señala que la población activa ha descendido en Ávila y en este sentido preocupa especialmente cómo afecta a la población más joven que «no encuentra trabajo en la provincia y se tiene que marchar a buscarse la vida».

Uno de los datos que pone también de relevancia es el aumento de afiliación a la Seguridad Social. Y lo hace por el significado tan importante que tiene en cuanto a que «haya gente cotizando para pagar las pensiones actuales y las de futuro. Es fundamental que haya trabajadores activos que soporten las pensiones».

En la balanza positiva también se refiere a la contratación y, en concreto a lo que en su entender supone la entrada de la reforma laboral. Habla de que desde principios de año, aunque no varíe el número de contratos, sí que se logra que «aumente un 30 por ciento los indefinidos», lo que supone incidir en el objetivo marcado, es decir, dar «estabilidad al empleo» y hacer que se «reduzcan los contratos temporales». 

También cree muy importante la prevalencia en los convenios, es decir que prevalezca el convenio sectorial frente al de empresa, así como la consecución de que el salario mínimo interprofesional haya subido a los 1.000 euros porque «beneficia a los más desfavorecidos».

Ya en cuanto a las demandas, insiste en la negociación colectiva y en la subida de los salarios porque no se quiere renunciar a luchar contra la pérdida de la capacidad adquisitiva cuando se está produciendo un aumento de precios, sobre todo en la energía y ese aumento de la IPC sin que los salarios suban en la misma proporción. Es por ello que pretenden «en los convenios cláusulas de revisión salarial para que el trabajador no pierda poder adquisitivo». 

Desde los sindicatos, afirma, ven positivas las medidas del Gobierno para afrontar las consecuencias de esta situación pero «a corto plazo no se nota y se deben reflejar estas medidas» y trabajar en temas como lograr ser autosuficientes en el tema energético.

Sobre la subida de precios general, destaca que son los consumidores los que lo sufren y, a veces, tiene que ver con «cubrir márgenes de beneficios de las empresas».

Respecto a Ávila destaca la relevancia del sector servicios como el mayoritario con un peso de alrededor del 70 por ciento del mercado laboral, por lo que su subida y bajada también se refleja en las cifras del desempleo. Un sector servicios, especialmente de comercio y hostelería, «muy sensible a los cambios» y que «sufrió mucho la pandemia».

Reconoce que el sector servicios marca la economía y habrá que potenciarlo pero también insiste en que no renuncian «a la industria» de la que se carece a nivel de Castilla y León a pesar de dar estabilidad y ser un empleo de calidad. Por ello se podría contemplar un sector de servicios potente pero también industrial, lo que hace que demanden «a las administraciones que fijen industria en Ávila».

Desde CCOO, su secretario provincial, Óscar García Barroso, habla de Ávila como una provincia «atenazada» por algunas cuestiones como la precariedad y la dependencia muy alta de sectores productivos «muy concretos» como es el caso de los servicios, aunque también en menor medida de la agricultura. Sectores que son, recuerda, muy estacionales y dependen del periodo del año, por ejemplo con más estabilidad en el verano en los servicios o en determinados momentos en la agricultura.

Esto hace que haya que buscar, en su opinión, un futuro que «dé más estabilidad» y que pasaría por tener más arraigado el sector industrial. Se fija en este sector porque daría una mayor estabilidad en un momento en el que Nissan sufre cada vez más «embestidas» y lo que queda es el polígono de Arévalo como referente.

Se refiere García Barroso a tres elementos concretos que se relacionan con la precariedad en Ávila, como son la temporalidad, la parcialidad y los bajos salarios.

Habla precisamente de un modelo basado en contratos temporales y en la parcialidad «involuntaria», pero con las esperanzas puestas en la reforma laboral donde constata que en los tres primeros meses de este año se ha pasado de que uno de cada diez contratos sean indefinidos a lograr subir a tres de cada diez, lo que cree que «seguro que va a producir un cambio muy importante en el modelo, especialmente en los jóvenes y en la posibilidad de asentar un proyecto de vida».

Se refiere también a los bajos salarios porque la provincia de Ávila tiene «los salarios medios más bajos» de Castilla y León y, en consecuencia de España, lo que hace que también las prestaciones de desempleo y las pensiones sean más reducidas. Un punto especialmente importante ahora, con lo que está sucediendo con los precios, por lo que destaca la subida del salario mínimo interprofesional, y lo hace en un lugar como Ávila donde un tercio de las personas con trabajo acumulan menos de 14.000 euros anuales, en esa órbita del salario medio.

Por ello habla de la importancia de las reformas pero también la transformación que puede llegar desde la propia organización de los trabajadores a la hora de pedir mejoras como la subida de los salarios.

empresarios. Desde CEOE Ávila se valora que los últimos datos del paro en la provincia de Ávila, referentes al mes de marzo, dejan un descenso favorable con una disminución del paro del 2,1 por ciento, cifra superior a la bajada en Castilla y León y España, con «datos que nos otorgan también una buena posición en términos interanuales».

Destaca siempre el papel del sector servicios, que en el último mes dio empleo a casi doscientas personas en la provincia, donde el turismo cuenta con un gran peso; seguido siempre de agricultura, aunque muy por debajo, con una bajada del número de parados de 32 personas, muy por detrás del primer sector. 

Pero, a pesar de estos datos, hacen hincapié en las dificultades que existen para encontrar trabajadores especializados en actividades como la hostelería, el transporte, construcción o determinadas industrias de transformación, pese al esfuerzo que se hace desde distintos sectores empresariales, y desde las administraciones públicas, para ofertar una formación que, bien aprovechada, concluye en una actividad laboral estable, aseguran.

No quieren olvidar tampoco el déficit estructural que existe en la provincia a nivel de empleo, «lo que nos pone siempre en el 'liderazgo' de las estadísticas de paro más desfavorables». Por ello reivindican «de manera constante, y lo seguiremos haciendo las veces y el tiempo que sea necesario, la urgencia de la plena implicación de las administraciones por generar industria y potenciar muy específicamente todos los polígonos industriales de la provincia de Ávila, lo que propiciaría la creación de empleo y la localización de población. No podemos vivir exclusivamente del turismo, y la pandemia lo ha demostrado. Y tampoco podemos permitir que la población abulense siga protagonizando ese éxodo a otras capitales, igual que se produce en el mundo rural hacia grandes centros urbanos». 

Para ellos, tan importante es la industrialización como dotar a la provincia de unas buenas comunicaciones, transportes, y una buena red digital, que permita el asentamiento de población en la capital y provincia de Ávila, bien sea por elección de un hogar estable y fijo o por la posibilidad de teletrabajar gracias a las tecnologías. 

En este sentido, creen que esto favorecería también el autoempleo, ya de por sí fortalecido debido a las dificultades para encontrar un puesto de trabajo por cuenta ajena. La provincia de Ávila, que cuenta con un ecosistema empresarial de pymes y micropymes, dicen, tiene a los autónomos como punta de lanza de la economía, haciéndose fuertes en muchos sectores que sostienen la base económica de esta tierra y mejoran los servicios a la población, concluyen desde CEOE.