scorecardresearch

El PP reitera su crítica a un IBI "desorbitado y estéril"

E.C.B
-

El concejal Mario Ayuso reprocha al equipo de gobierno que "este recibo llegue a los abulenses, por tercer año consecutivo, con un doble hachazo, manteniendo la subida desorbitada del 8,6%, y con unos valores catastrales muy altos"

Mario Ayuso, concejal del PP. - Foto: Isabel García

Coincidiendo con el inicio del plazo de pago del recibo del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) para quienes no lo tienen domiciliado, el Grupo Municipal Popular reprocha al equipo de gobierno que "este recibo llegue a los abulenses, por tercer año consecutivo desde que XAV ocupa la Alcaldía, con un doble hachazo: manteniendo la subida desorbitada del 8,6%, y con unos valores catastrales de los inmuebles muy altos, que no se corresponden con la realidad".

Mario Ayuso, portavoz del PP en la Comisión de Hacienda, indica que los populares han pedido al equipo de gobierno, "en infinidad de ocasiones, que bajen impuestos. Votamos en contra de su subida récord en 2020 y en contra de que la hayan mantenido cristalizada sin bajarla en las ordenanzas fiscales de 2021 y 2022, a pesar incluso de estar sufriendo una crisis económica causada por el coronavirus, y ahora agudizada por la situación geopolítica mundial. Se lo han pedido también la FAVA y CEOE Ávila año tras año, y no han escuchado a nadie, prefiriendo seguir con su hachazo fiscal".

Ayuso lamenta también que "no hayan aceptado tampoco nuestras peticiones constantes de bajar los valores catastrales, incluso nos rechazaron una moción al respecto. Parecen no darse cuenta de que están inflados ni de que los valores actuales de mercado son más bajos. Con estos valores catastrales tan elevados los abulenses pagamos más IBI y más plusvalía, porque se aplica un porcentaje sobre un valor más alto del real. Esa es una subida de impuestos encubierta también".

Tal y como explica el PP, "el IBI afecta a la mayoría de los contribuyentes de esta ciudad, sin tener en cuenta sus ingresos en este momento. Subir impuestos es el camino fácil para cualquier gobernante, y fue el elegido por el alcalde tras su toma de posesión hace tres años. No debe ser consciente de la difícil situación económica por la que atraviesan tantas familias abulenses y que, al asfixiarlas con una alta presión fiscal, lastra la economía local".

Por otra parte, Ayuso echa en cara al primer edil que, "a pesar de que el equipo de gobierno aseguraba que la subida de impuestos se vería reflejada en inversiones para la ciudad, esto no ha ocurrido en absoluto, lo que demuestra, una vez más, que las promesas no las cumplen y que su hachazo fiscal es estéril".