scorecardresearch

La Junta pide prudencia antes de retirar la mascarilla

SPC
-

El portavoz autonómico, Carlos Fernández Carriedo, defiende que no se puede trasladar a la ciudadanía el mensaje de que la pandemia ha terminado, pero reconoce un descenso consolidado de los contagios

Imagen de una mujer comprando en un mercado con la mascarilla puesta. - Foto: Patricia González

El Gobierno de Castilla y León reclama «prudencia» a la hora de adoptar la decisión de prescindir de mascarillas en los interiores, un extremo que ya avanzó el presidente nacional, Pedro Sánchez, aunque no dio fechas para ello. «No se debe dar el mensaje de que podemos dejar de tomar cualquier tipo de medida de protección individual por parte de los ciudadanos», aseguró el consejero de Economía y Hacienda y portavoz en funciones de la Junta, Carlos Fernández Carriedo, durante la rueda de prensa posterior alConsejo de Gobierno. En este sentido, reclamó que se tenga en cuenta la posición de los científicos sobre el fin de la obligación de utilizar mascarilla en los espacios públicos e interiores, así como que esta medida se consensúe con las comunidades en el seno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. 

Fernández Carriedo, que pudo comparecer al anularse el viaje a la isla de La Palma para participar en la Conferencia de Presidentes ante el estallido de la guerra en Ucrania, reclamó el «máximo acuerdo» del Ministerio de Sanidad y las comunidades sobre el uso de las mascarillas y que el Gobierno no anticipe sus decisiones al dictamen del Consejo Interterritorial. El consejero y portavoz en funciones reconoció que se está produciendo un descenso «más acusado» y «consolidado» de la incidencia acumulada del covid-19, pero rechazó lanzar el mensaje a la población de que la pandemia había terminado o de que ya se puede prescindir de cualquier medida individual de protección.

Destacó igualmente el descenso de todos los indicadores epidemiológicos y sanitarios en los últimos siete días, tras notificarse ayer 1.046 casos, frente a los 1.756 de hace una semana, de forma que la incidencia acumulada a 14 días por cada 100.000 habitantes, pasó de 1.110 de hace una semana a 725 casos, en la referida a siete días, de 433 a 278 casos. Además, las provincias de Burgos y León tienen a siete días menos de 250 casos, añadió.

También subrayó el «claro» descenso de la ocupación en los hospitales, con 359 pacientes hospitalizados, frente a los 500 de hace siete días, a los que se unen otros 46 en la UCI. Además, los profesionales sanitarios en cuarentena o aislamiento, son 362 frente a los 490 de la semana anterior o los 1.800 del peor momento.

El consejero destacó que la vacunación sigue avanzando, si bien al presentar niveles «muy altos» estos aumentos son «más limitados». Ahora, remarcó que la estrategia se centra en las segundas dosis de menores de cinco a once años, si bien la primera ha llegado al 70,9%. Sobre la dosis de refuerzo, se ha inoculado a 1.323.000 millones de personas, el 60,8% de la población, «dato claramente mejor» que en el conjunto del país.