scorecardresearch

Desarticulada una banda dedicada al robo de cable de cobre

M.E
-

La Guardia Civil detiene a 16 personas e investiga a otras 5 por el robo de cerca de 58 toneladas de cobre y otros delitos, al localizar también 36 kilogramos de marihuana lista para la venta, entre otras mercancías

Desarticulada una banda dedicada al robo de cable de cobre

La Guardia Civil da por desarticulada una organización delictiva dedicada a robar cable de cobre en parte del territorio nacional con la detención de 16 personas y la investigación de otras 5, procedentes de Europa del Este. En el marco de la operación Valsordo, que continúa abierta, a los detenidos se le atribuye el robo de cerca de 58 toneladas de cable de cobre y otras mercancías, incluida droga, en las provincias de Badajoz, Cáceres, Cantabria, Alicante, Albacete, Valencia y Ávila, donde se inició la investigación.

Hasta el momento se han intervenido 5 furgonetas (una procedente de un robo cometido en Valencia), 36 kilogramos de cogollos de marihuana seca preparada para su venta en bolsas al vacío, 20 cajas embaladas de bicicletas sin montar, 3 microondas, 195 prendas de ropa de una conocida marca y 5 vehículos a motor, entre otros objetos. Durante la investigación se pudo demostrar el robo de 58 toneladas de cable de cobre de una calidad "del 99%", es decir más de 19 kilómetros, de los que se ha logrado recuperar 12 toneladas que se encuentran a disposición judicial.

Según detallaron el subdelegado del Gobierno en Ávila, Fernando Galeano, y dos responsables de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de Ávila, la operación se inició a principios de año cuando la Guardia Civil tuvo constancia de que se habían producido robos de cable de cobre 'Millberry' en dos Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (EDAR) de las localidades abulenses de Cebreros y El Tiemblo, a las que se unieron las EDAR de Candeleda y Piedralaves, también en Ávila.

Fruto de las investigaciones, se localizó el turismo utilizado para el robo de la EDAR de Cebreros que les llevó a un individuo con residencia en La Cañada Real de Rivas-Vaciamadrid y, de ahí, a otras diez personas que llevaban una vida por encima de sus posibilidades. También averiguaron que realizaban numerosos desplazamientos a distintas provincias con el objeto de "sustraer cable de cobre en otras EDAR, empresas y polígonos". Una vez efectuados los robos, escondían el cobre en inmediaciones para, posteriormente, volver a por ello y venderlo a una chatarrería clandestina en la Cañada Real, donde "lo blanqueaban", y de ahí a otra ubicada en Fuenlabrada. Para dar una apariencia legal a las ventas, emitían facturas con datos fiscales de clientes y antiguos clientes sin su consentimiento, algunos de ellos fallecidos.

El comandante Juan Antonio Gallego, jefe de Operaciones de la Unidad de Policía Judicial, habló de un trabajo "espectacular" por parte de los agentes y de una operación "bonita y divertida", al tener que ir "buscando evidencias y pistas" a partir de los primeros robos, y no exenta de dureza, al prolongarse durante más de ocho meses, en muchas ocasiones en horario nocturno. "Lo importante es que hemos sido capaces de poder investigar y llegar hasta los centros de residuos donde se trataba y se blanqueaba el cobre", un delito "cíclico" que suponía un negocio "muy interesante" para los delincuentes, no en vano el montante económico estimado solo con el cable de cobre ronda los 600.000 euros.

Además del cobre, que supuestamente iban camuflando con bobinas legales, también se incautaron vehículos y enseres sustraídos en Extremadura o Andalucía y se pudo demostrar la vinculación de la banda con el tráfico de drogas. Así, a los detenidos se les atribuye los supuestos delitos de robo con fuerza, asociación ilícita, robo y hurto de uso de vehículos a motor, falsificación de documentos, contra la salud pública y receptación. "Pensamos que hemos sido capaces de ponérselo un poco más complicado a la gente que intenta robar cobre porque era un sitio bastante importante de blanqueo", dijo en referencia a los centros desarticulados.

Juan José Vallejo, jefe de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Ávila, la que desarrolló la operación junto al Seprona de Ávila, felicitó a sus compañeros por su "intenso trabajo" y agradeció la colaboración con la Guardia Civil de Badajoz y las Policías Locales de Getafe y Rivas-Vaciamadrid. Además, destacó "los tres puntos más relevantes" de la operación, el punto de partida, con la localización del coche utilizado para el robo en Cebreros; el "curioso" 'modus operandi' de esconder el cable tras los robos y volver a por él, lo que condujo a las detenciones de la primera fase tras un robo en Badajoz; y el descubrimiento del "entramado de facturas falsas"en los centros de residuos.

El subdelegado del Gobierno en Ávila, por su parte, señaló que con esta operación "se pone de manifiesto, una vez más, la eficacia de la Guardia Civil en la provincia", a su juicio "un territorio hostil para la delincuencia".