scorecardresearch

2.400 manifestaciones en 2021, la cifra más alta en siete años

SPC
-

Las asociaciones vecinales convocaron una de cada cuatro concentraciones y los sindicatos un porcentaje similar

2.400 manifestaciones en 2021, la cifra más alta en siete años - Foto: FS ICAL

Después de que la pandemia y los meses de confinamiento redujeran en 2020 drásticamente las manifestaciones en Castilla y León hasta a las 1.473, la segunda cifra más baja de la última década, el pasado año se registró un notable incremento y se contabilizaron 2.400 concentraciones, la cifra más alta desde 2014.

Como en los últimos años, asociaciones ciudadanas volvieron a ganar el protagonismo en la calle a los sindicatos y fueron las responsables del 46,8 por ciento de las manifestaciones convocadas en Castilla y León. En concreto, estos colectivos organizaron 1.109 concentraciones, mientras que los sindicatos estuvieron detrás con 769 concentraciones (32 por ciento). Los comités de empresa convocaron 109 y el resto, 660, las organizaciones sindicales.

Después de asociaciones ciudadanas y sindicatos, pero a mucha distancia, se encuentran los partidos políticos, que el pasado año llamaron a la movilización ciudadana en 183 ocasiones (7,6 por ciento),  las asociaciones ecologistas (20) y los colectivos de estudiantiles (10).

Tras el récord alcanzado en 2012, donde la conflictividad laboral, los recortes y el movimiento 15-M dispararon el número de manifestaciones convocadas en Castilla y León hasta las 3.124, esta cifra se ha ido reduciendo progresivamente hasta las 1.425 de 2017. La tendencia se rompió en 2018 cuando se alcanzaron las 2.333 concentraciones, aunque en 2019 se produjo otro descenso, hasta las 1.997. Así, mientras hace nueve años se celebraron en la Comunidad una media diaria de 8,5 manifestaciones, esta cifra se situó el pasado año en 6,5, según datos del Ministerio de Interior a los que ha tenido acceso a la Agencia Ical.

La evolución de la Comunidad ha sido similar la registrada en el conjunto de España, dado que de las 44.233 registradas en el año 2012, se ha venido registrando una clara tendencia a la baja. En 2017 se alcanzaron las 29.091, en 2020 fueron 22.449 y el pasado año se produjo un repunte hasta las 33.366.

Por provincias, Valladolid se situó a la cabeza con 607 (25,2 por ciento), por delante de las 445 concentraciones celebradas en la capital burgalesa (18,5 por ciento). Después se encuentra León, con 312 (16,1 por ciento), León con 312 (13 por ciento), Salamanca, con 300 (12,5 por ciento) y Segovia, con 248 (10,3 por ciento). En el lado opuesto se situó Soria con 68 manifestaciones, por detrás de Ávila (73) y Zamora (210). Menos Burgos y León, provincias en las que los sindicatos fueron los principales promotores de las concentraciones, en el resto de las provincias fueron las asociaciones vecinales.

Motivaciones

Una de cada cuatro movilizaciones fueron contra medidas legales o políticas (612), mientras que los asuntos laborales (603), representaron otro 25 por ciento. Las reclamaciones sanitarias se convirtieron en la tercera causa, con 281 movilizaciones (11,7 por ciento), por delante de las concentraciones contra la violencia de género, con 105 (4,3 por ciento) y reivindicaciones vecinales,  con 79 (3,2 por ciento). Por demandas relacionadas con la inmigración se convocaron 53 protestas,  por demandas ecologistas fueron 39 y por asuntos agrarios 16.  

Como en los últimos años, las manifestaciones con motivo del Día Internacional de la Mujer  y la del Día del Trabajo fueron las más multitudinarias en la Comunidad, aunque no alcanzaron los niveles anteriores a la pandemia. Por meses, mayo se situó en cabeza con 308 manifestaciones, por delante de junio (291),  abril (242), noviembre (232), septiembre (210) y marzo (201). Por el contrario, agosto (124) y enero (128) fueron los meses con más calma social.