Convocadas las nuevas ayudas a la inversión en empresa rural

M.E
-

Las subvenciones, que cubrirán el 20% del gasto efectuado entre enero de 2018 y agosto de 2019, con un máximo de 10.000 euros, pueden pedirse desde este viernes

Trabajadores en una industria de la provincia - Foto: ARCHIVO

La Diputación Provincial de Ávila ha convocado las subvenciones para personas físicas, sociedades, cooperativas o comunidades de bienes que hayan invertido en proyectos en el medio rural de la provincia abulense destinados al mantenimiento o mejora del tejido industrial o que representen oportunidades para el desarrollo económico. La edición de este jueves del Boletín Oficial de la Provincia (BOP) publica la convocatoria de esta nueva línea de ayudas, la cual cuenta con una partida de 300.000 euros y desde este viernes y durante 30 días naturales admitirá las solicitudes de los interesados.
Las subvenciones están dirigidas a autónomos, empresas, cooperativas y comunidades de bienes de todos los municipios salvo la capital y, según las bases, llegarán al 20 por ciento del importe presentado por el usuario, con un máximo subvencionable de 10.000 euros y siempre que la inversión supere los 2.000 euros y se haya efectuado entre el 1 de enero de 2018 y el 31 de agosto de 2019. 
Con el objetivo de ‘premiar’ las actuaciones que consoliden la actividad empresarial, la creación de empleo y la capacidad productiva de los pequeños empresarios de la provincia de Ávila, las ayudas pagarán gastos (debidamente justificados y acreditados) de honorarios técnicos (para redacciones de proyectos, direcciones de obra...), obras de construcción, acondicionamiento y alquiler de locales, adquisición de maquinaria, utillaje, mobiliario, elementos de decoración y de equipos informáticos y la compra de vehículos, siempre que sean comerciales o industriales. También se incluyen los gastos derivados de traspaso de negocios en locales en los que se ejerza una actividad empresarial o profesional, siempre que se transfiera el negocio en su totalidad y que la persona vaya a continuar con la actividad como nueva empresa, entre otros requisitos. 
Entre los criterios para establecer las ayudas destacan la cuantía de la inversión, la creación y el mantenimiento de empleo estable y directo (también del propio autónomo), la singularidad de los proyectos y el carácter innovador de los mismos. Los beneficiarios deberán, eso sí, mantener la actividad subvencionada al menos dos años, y en caso contrario se le reclamará la cantidad concedida.