Más de 6.000 agricultores y ganaderos pedirán las ayudas PAC

E.C.B
-

El plazo se abrió el pasado 1 de febrero, pero la declaración del estado de alarma puede prolongarlo hasta el 15 de junio

Más de 6.000 agricultores y ganaderos pedirán las ayudas PAC

Algo más de 6.000 agricultores y ganaderos de la provincia de Ávila solicitarán este año las ayudas de la Política Agrícola Común (PAC), de los cuales algo más de la mitad son profesionales del sector. El pasado 1 de febrero se abría el plazo de presentación de la solicitud única de la PAC, cuya finalización estaba prevista inicialmente para el próximo 30 de abril, pero la declaración por parte del Gobierno de España del estado de alarma como consecuencia de la crisis sanitaria del coronavirus trajo consigo una ampliación de dicho plazo de momento hasta el 15 de mayo por orden ministerial, si bien ya se está trabajando con la Comisión Europea para que el mismo se prolongue hasta el 15 de junio.
Las restricciones al movimiento de las personas están teniendo un notable impacto en dicho proceso de presentación de la solicitud única y por eso, además de esa ampliación de los plazos, desde el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) se trabaja en colaboración con las comunidades autónomas para fomentar los procesos de presentación telemática de la solicitud única, al tiempo que se están reforzando las distintas alternativas que permitan aprovechar al máximo estos mecanismos, para que puedan seguir presentándose mediante estos medios el máximo número de solicitudes. Eso incluye tanto la presentación telemática de la solicitud directamente por el agricultor, como los mecanismos de presentación telemática por parte de las entidades colaboradoras. Todo ello sin perjuicio de que en próximas fechas, y en función de la evolución de la pandemia, se puedan adoptar medidas adicionales para asegurar la gestión, control y pago de las ayudas de la PAC, pues el objetivo del Gobierno de España es facilitar lo máximo posible a agricultores y ganaderos, ante la excepcionalidad creada tras el decreto de estado de alarma, la presentación de su solicitud de la PAC del año 2020.
El año pasado, los fondos que llegaron vía Política Agrícola Común a la provincia de Ávila fueron aproximadamente 80 millones de euros, que incluían no solo las ayudas directas de pago básico (primer pilar), sino también medidas que venían a través de las políticas de desarrollo rural (segundo pilar), destinadas, por ejemplo, a la primera instalación de jóvenes agricultores y ganaderos, la modernización o mejora de las explotaciones agrarias, el fomento de la trashumancia y el pastoreo de ovino y caprino, la potenciación de la industria agroalimentaria o la diversificación de las actividades económicas en el medio rural que gestionan los grupos de acción local en cada comarca de la provincia.
 

Mantener el presupuesto. Desde las organizaciones profesionales agrarias se viene reivindicando no solo la ampliación de los plazos de presentación de solicitudes para garantizar que todos los agricultores y ganaderos que cumplan los criterios establecidos puedan tener acceso a las ayudas de la PAC, sino también que el presupuesto destinado por Europa a las mismas al menos se mantenga.
En ese sentido, la Unión Europea planteaba un escenario, debido a la salida del Reino Unido, que dejaba un agujero importante en la partida presupuestaria de la PAC, con un recorte que rondaría el 14%. Sin embargo, pese a que tanto la Comisión como el Consejo de la UE y algunos países como Alemania planteaban es recorte de fondos, el Parlamento Europeo ha defendido que al menos hay que mantener el presupuesto destinado a la PAC.  
El presidente de Asaja de Ávila, Joaquín Antonio Pino, subraya que seguirán reclamando que la PAC «siga teniendo el mismo presupuesto y que vaya dirigida a aquellos que producen alimentos y que mantienen nuestros pueblos». Y es que, a su juicio, «no tiene sentido que se mantenga una PAC basada en referencias históricas, sino que tiene que tener una foto actual de que quien produce tenga unos complementos y unas ayudas por esa actividad que hace».
Eso sí, siendo consecuente con la situación actual, pues «tras esta crisis sanitaria habrá una tremenda crisis económica», afirma Pino, y pese a los problemas del sector primario, en Asaja entienden que  «dado que crecerá muchísimo el paro, no podemos pedir quimeras de ampliaciones de presupuesto, pero sí reclamamos se mantenga, pues ya se ha ido recortando todos estos años y la situación es bastante límite».
Desde UCCL Ávila, su secretario técnico, Mauricio Herráez, afirma que «lo más importante es que la reducción de los presupuestos del primer y segundo pilar, lo que son las ayudas PAC, no sea tan alarmante como se está hablando, y que en Castilla yLeón los agricultores y ganaderos puedan seguir percibiendo aproximadamente los 1.000 millones que se reciben anualmente, unos 5.000 millones a nivel nacional, y en eso estamos de acuerdo todas las organizaciones agrarias».
También recuerdan, en este caso desde UPA Ávila, a través de su secretario general, Ignacio Senovilla, que «el hecho de que las solicitudes de las ayudas PAC se tramiten más tarde no tiene por qué significar que se pague más tarde. Puedes solicitar la ayuda en junio y puedes cobrarla en octubre o diciembre, que es cuando se cobran. Estando el dinero no hay problema, y todos sabemos que se va a cobrar, como se ha hecho siempre».