scorecardresearch

La Comunidad Energética de Ávila se lanza a buscar cubiertas

B.M
-

En un encuentro se explicó el proyecto y el objetivo de desarrollar instalaciones de autoconsumo compartido

La Comunidad Energética de Ávila se lanza a buscar cubiertas - Foto: Isabel García

La Comunidad Energética de Ávila organizó este lunes una reunión para presentar su propuesta para la captación de cubiertas con las que poder presentarse a la nueva convocatoria de incentivos a proyectos singulares de comunidades energéticas dentro del Programa CE Implementa. Esta cooperativa intenta lograr diez cubiertas en las que se puedan desarrollar sobre ellas instalaciones de autoconsumo compartido aprovechando la reciente ampliación a dos kilómetros de la distancia máxima entre las instalaciones de generación (en este caso las cubiertas) y los puntos de consumo (los consumidores). Estos pasos se dan para recibir las ayudas de forma que se pueda ofrecer a los vecinos de la capital que no tengan posibilidad de poner paneles en sus tejados contar con estas instalaciones. Es decir, lo que se buscan ahora son las cubiertas donde instalar los paneles y, tras la resolución de las ayudas, se dará un nuevo paso y encuentro con los ciudadanos que quieran participar en estos autoconsumos compartidos.

En representación de la cooperativa, su presidente, Fernando Martín, explica que en la cita de ayer se invitó principalmente a empresarios y asociaciones para que pudieran conocer el proyecto de primera mano y ver la disponibilidad de cubiertas. Por el momento ya cuentan con la de Fundabem (socio de la comunidad) en Aldea del Rey Niño, con su cubierta de 400 metros cuadrados, que llegaría a cubrir todo ese término gracias a la ampliación de dos kilómetros en cuanto al radio de actuación.

El objetivo principal, recordó, es acudir a las ayudas para comunidades energéticas del próximo 23 de febrero, para lo que se están preparando. Para ello buscan «las máximas cubiertas posibles» para llegar después «a acoger a todas las personas posibles». En un principio se han marcado ese reto de encontrar diez cubiertas de cara a estas ayudas, que serán de entre el 30 y el 35 por ciento.

Recuerda Martín que cuando se hace una instalación de autoconsumo, se cuenta con las propias placas en la cubierta correspondiente y se basa en que en seis o siete años se consigue el retorno de la inversión por lo que no pagas, lo que se produce por los excedentes o el ahorro de impuestos. Lo que pretende la comunidad de Ávila es dar la oportunidad a quienes no tienen esas cubiertas con la intención de «beneficiar  a las personas de Ávila», sin olvidar los beneficios para el medio ambiente. Lo que se hará con los interesados en alquilar su cubierta es llegar a un acuerdo a través del que se 'pagará' con la cesión de energía en vez de con una cantidad concreta por el alquiler. La comunidad se encargará en este caso de todas las tramitaciones necesarias dentro de una proceso que supone una inversión de unos 110.000 euros por cubierta.

En estos pasos que se están dando, la comunidad ya ha contactado con diferentes asociaciones de la ciudad porque tienen la intención de ayudar a este sector.

Una vez que se cuente con las cubiertas y las subvenciones, lo siguiente será buscar a personas en ese radio de dos kilómetros alrededor de cada cubierta para que se puedan beneficiar. Lo harían siendo socios de la cooperativa, de modo que participarían con un porcentaje en la cubierta y, según este dato, recibirían la contraprestación por la correspondiente energía, lo que se reflejarían con la bajada de la factura. Cada persona recibe esa reducción en función del porcentaje en el que participe.

Entre las ventajas de participar se recuerda que a través de una comunidad de este tipo todo sale más barato, por el reparto de costos, también de mantenimiento, por ejemplo, pero también por el descuento de un 50% del IBI durante tres años donde estén las cubiertas. A ello hay que añadir que quienes reciben la energía cuentan con otras ventajas, por ejemplo con la opción de utilizar los electrodomésticos a cualquier hora o lo que supone de ahorro para cargar un coche eléctrico, entre otras cosas.

Para hacerse una idea de lo que supone, la inversión inicial para este proyecto sería de unos 3.500 euros para tres kilovatios (lo habitual para una vivienda normal), lo que de hacerse de forma individual supondría un desembolso de entre 5.000 y 6.000 euros.

La cooperativa de la Comunidad Energética fue fundada por Eficiencia y Energía Fernando Martín, Mindtech Partners S.L- Diego del Nogal, DH Ecoenergías Ávila, Diego Díez Montajes Eléctricos y Fundabem, con la colaboración de Tracción Ávila y Fundeen.