Pacientes más complejos para el Provincial

B.M
-

La puesta en marcha de la Unidad de Cuidados Avanzados junto al TAC y nuevas técnicas analíticas proporcionarán al hospital una ampliación de la capacidad diagnóstica y tratamiento para los pacientes ingresados y los que acudan de forma ambulatoria

Pacientes más complejos para el Provincial - Foto: David Castro

Hace unos días se presentaba la incorporación de una Unidad de Cuidados Avanzados en el hospital Provincial, un paso más de los que se están dando para que este espacio sanitario ofrezca todas las seguridades, material y personal necesario para atender a pacientes con una mayor complejidad, lo que llevaría prácticamente a acercar la capacidad de atención con el hospital Nuestra Señora de Sonsoles.
Cierto es que esta nueva unidad, y así han surgido comentarios al respecto, no es lo mismo que poder contar con la de Cuidados Intensivos (UCI) que hay en Sonsoles, principalmente porque en ella no se incluyen técnicas invasivas, pero sí es un paso más a la hora de tener una atención más especializada.
Isabel Martiño, directora médica del Complejo Asistencial de Ávila, explica que las incorporaciones que se están produciendo cumplen con el objetivo de dar más margen al Provincial dentro de la idea de aumentar la capacidad de hospitalización y consultas del Complejo Asistencial. Para ello se pone en marcha la nueva unidad, un TAC que comenzará a funcionar en octubre y autoanalizadores para aumentar «la hospitalización porque aumenta la complejidad de enfermos que se pueden atender allí (en el Provincial)». Y eso se hace para cuando se esté en condiciones normales pero también en el actual contexto de crisis sanitaria, donde se sigue manteniendo un hospital no covid, el Provincial, «que además puede atender a pacientes más complejos y tenemos diferenciados los dos circuitos». Con ello se cuenta además con un «área de hospitalización más segura y la capacidad diagnóstica y tratamiento puede atender a pacientes más complejos».
Conseguir este objetivo supone poner en marcha una serie de mejoras en el hospital Provincial, donde ya existe la unidad de hospitalización de Psiquiatría, la de Cuidados Paliativos, Medicina Interna y la UCA, la Unidad  de Continuidad Asistencial con su hospital de día.
«Se ha añadido a todo esto por parte del servicio de radiodiagnóstico la radiología convencional que se ha ampliado, el TAC a partir de octubre y se añade a mayores una cosa muy nueva para la que hemos pedido autorización para instalarla y que va a venir muy bien considerando las características que va a tener y queremos que tenga el hospital Provincial. Es la implantación de técnicas analíticas para apoyo al diagnóstico y tratamiento de estos pacientes». No se trata de un laboratorio, que seguirá dependiendo de Nuestra Señora de Sonsoles, pero son analizadores que sirven para el diagnóstico y tratamiento de  todos los enfermos que estén en el hospital. 
Es con esta dotación con la que se pueden hospitalizar a pacientes más complejos en el tratamiento, pero ello también derivó en detectar otra necesidad, la de una unidad de cuidados «un poquito más avanzados» que los que se ofrecen en planta en cuanto a vigilancia del enfermo y cuidados.
Es aquí donde surge la Unidad de Cuidados Avanzados, como un área de hospitalización con dotación técnica y humana suficiente para proporcionar una vigilancia y un cuidado del enfermo superior a un área convencional de hospitalización pero inferior a la Unidad de Cuidados Intensivos en el sentido de que los pacientes tienen un bajo riesgo de necesitar medidas de ventilación mecánica invasiva. Es decir, la diferencia son las técnicas invasivas, pero el plus que se gana es la monitorización continua y los cuidados de enfermería y médicos, «que son muy superiores a los de una planta de hospitalización convencional», explica Isabel Martiño. En este caso la unidad se llevará directamente por Medicina Interna, no por intensivistas como pasa con la UCI aunque se han consensuado los protocolos, lo que también ha supuesto que se aumenta la dotación de médicos internistas con otro más de guardia en el Provincial para hacerse cargo de la unidad cuando empiece a funcionar, lo que se espera que suceda en octubre.
Se hará sin las técnicas invasivas, «lo que no quiere decir que no sean técnicas complejas porque atiende a un pacientes muy complejos como por ejemplo pacientes shock séptico, reacción anafiláctica, alergia severa, ataque de arritmia o insuficiencia cardiaca severa», matiza Martiño.
Además, la unidad sirve para dar cobertura «a los pacientes ambulantes en las consultas externas». Unas consultas que también se han ampliado en el hospital Provincial con Traumatología, Neurología o Dermatología.
La unidad contará con cinco camas, monitorización electrocardiográfica continua, tensiómetros, tomas de oxígeno, posibilidad de ventilación mecánica no invasiva en todos los puestos y autoanalizador de bioquímica y hematología más gasómetro. Va a tener también boxes de aislamiento y con ello «se van  poder casi equiparar los tratamientos que se puedan hacer en el hospital Provincial como en Sonsoles en cuanto a complejidad salvo en técnicas invasivas».
Estará situada en la primera planta al lado de la unidad de continuidad asistencial y se pondrá en marcha a finales de octubre una vez que concluya una obra que comenzará en una semana y que llevará a adaptar una zona nueva para las cinco camas.