scorecardresearch

Las resonancias, en un autobús durante las obras de renovación

B.M
-

Representantes socialistas critican que la espera se realiza en un pasillo «sin calefacción» con «unas cuantas sillas y una camilla», lo que es «inhumano»

Las resonancias, en un autobús durante las obras de renovación - Foto: Isabel García

Previsiblemente hasta finales del mes de marzo las resonancias magnéticas que soliciten los médicos se realizarán en un autobús instalado en la parte trasera del hospital Nuestra Señora de Sonsoles (junto al aparcamiento de Urgencias) dado que es el plazo establecido para las obras de renovación de este equipamiento. Así se cumple lo dicho cuando Sanidad anunció la renovación de la resonancia magnética del hospital Nuestra Señora de Sonsoles, con una inversión de casi 1,4 millones de fondos europeos, aunque se esperaba que las obras hubieran concluido a finales de 2022. Durante las obras, se dijo, se dispondría de forma provisional de un autobús para seguir prestando el servicio.

Ante esta situación, la procuradora del PSOE, Soraya Blázquez criticó que se ha «puesto un trailer para llevar a cabo las pruebas de TAC» y dijo que «tienen que empezar por arreglar el aparato correspondiente, se cree que a finales de esta semana lo tendrán arreglado, pero es inaudito que con este frío que tenemos los enfermos y acompañantes van a estar esperando en un pasillo donde no hay calefacción, inhóspito, donde al final es algo inhumano, no es normal, no tienen baño. En ese pasillo hay unas cuantas sillas y una camilla y esa es la realidad actual para los que tengan que hacerse una prueba de TAC».

El delegado territorial de la Junta de Castilla y León, José Francisco Hernández Herrero, criticó que confundan la resonancia para la que se ha instalado este autobús con el TAC (son pruebas diferentes» dado que los TAC están en funcionamiento con los dos del hospital Nuestra Señora de Sonsoles y el que hay en el hospital Provincial.

Sí que dijo que en el caso de las resonancias, se está ejecutando la obra y en este tiempo se cuenta con un «vehículo alternativo» para realizar las pruebas. Las críticas del delegado fueron especialmente porque se trata de un «asunto que solo preguntando se sabe» y recordó que en su día tampoco se «preguntó por paliativos o por otras materias», por lo que se cree que «se yerra por la precipitación o el interés político».

Se está sustituyendo, dijo, «la resonancia que tenía doce años de antigüedad» y reconoció que «se está provocando cierta molestia» por lo que pidió «disculpas a los pacientes». Respecto al lugar de espera, dijo que se trata del sitio «más próximo a ese vehículo, en el pasillo próximo a la futura unidad de radioterapia. La espera es muy breve pero es molesta. No tenemos otra manera de atenderles, es el único sitio próximo a ese vehículo». Un vehículo que realiza las pruebas mientras se realizan las obras previstas para finales de marzo, aunque con la prudencia ante la «complejidad añadida en el suministro de materiales».

El delegado se comprometió a hacer «lo posible para que la espera» en esa zona sea «la más breve posible» e insistió en que «no hay estancias alternativa» y «hay que garantizar también la seguridad y la trazabilidad de personas que van a Urgencias». Sí que dijo que es «una zona cubierta, que quizá no es la mejor, pero es la que tenemos».