Carlos García: El PP no contempla eliminar servicios básicos

I.Camarero Jiménez
-

La procuradora abulense de Cs, Inmaculada Gómez, afirmó que no se quiere cerrar consultorios ni sustituir médicos por enfermeras si no gestionar los recursos de manera más eficaz

Consultorio de Atención Primaria de Nava de Arévalo. - Foto: Antonio Bartolomé

«El Partido Popular no contempla la eliminación de servicios básicos en ningún lugar, y la Sanidad lo es. El modelo del PP es el que lleva los servicios públicos a todo el territorio porque el PP cree en el medio rural», con estas declaraciones el presidente de la Diputación de Ávila y del PP abulense, Carlos García, contestaba a las noticias aparecidas este mismo lunes sobre los posibles planes de la Junta de Castilla yLeón para cerrar consultorios locales. Fue precisamente con el inicio de la semana cuando los procuradores socialistas abulenses, Miguel Hernández y Soraya Blázquez, manifestaban su oposición frontal ante esta posibilidad.
Con esa escueta  manifestación, el ‘popular abulense’ trataba de apaciguar los ánimos y poner las cosas en claro. 
Casi en el mismo sentido se posicionaba la procuradora de Cs por Ávila,Inmaculada Gómez, quien también quiso aclarar que «en ningún caso se contempla reducir los recursos (consultorios) en el entorno rural y urbano, sino gestionarlos de manera más eficaz y sostenible». Con este proyecto, aseguraba: «No se pretende ni cerrar consultorios ni sustituir médicos por enfermeras. Queremos que los vecinos tengan mejor acceso a los servicios sanitarios y con el menor desplazamiento posible».
Este asunto tuvo especial importancia en la sesión plenaria de las Cortes celebrada ayer en Valladolid y al respecto dijo la abulense que Cs presentó una  enmienda a una moción del PSOE en materia de asistencia sanitaria. Una propuesta que pretendía poner en marcha un Pacto por la Sanidad de Castilla y León en el que «se invita a todos los partidos con representación en las Cortes a trabajar por un modelo sanitario sostenible y a largo plazo». Entendía que se trataba de un acuerdo que analice «fortalezas y debilidades del sistema sanitario castellano y leonés, contar con las aportaciones de expertos e instituciones sanitarias, planificar a medio y largo plazo las necesidades reales en este ámbito y establecer un marco de colaboración entre las diferentes fuerzas políticas» y es que considera que lo que quieren es que todas las fuerzas políticas «iniciemos un trabajo riguroso, de futuro, para poner en marcha un pacto por y para la Sanidad. Ser parte de la solución y apartar la crispación. Un Pacto por la Sanidad en la que la asistencia sanitaria de atención primaria sea su eje vertebral», apuntaba en declaraciones a Diario de Ávila.
Sobre la mesa ponía el proyecto piloto de Aliste, en Zamora, pero recordando que no está implantado y que busca esa reordenación, pero con el objetivo de convertir, «zona a zona y a largo plazo, las actuales deficiencias del sistema en una oportunidad de mejora real y tangible de la asistencia sanitaria, tanto para los ciudadanos como para los profesionales del sector».
«es la puntilla». Ni mucho menos estaban de acuerdo con este asunto en las filas abulenses del PSOE, ya lo habían manifestado el día anterior en nota de prensa y ayer, preguntado su secretario provincial, Jesús Caro, dejaba claro que el proyecto de PP y Cs es «un despropósito, un disparate» o «la puntilla para hacer que desaparezcan los pueblos, pero sobre todo los más pequeños». Una maniobra contra aquellos que «más necesitan» y que además «no nos están costando más». Criticó el hecho en sí, pero también la manera cómo están procediendo los socios de Gobierno por hacer anuncios a través de los medios de comunicación.Aseguró que «pediremos responsabilidad al más alto nivel» y defendió un sistema sanitario «que funciona» y que PP y CS quieren cambiar «por el que teníamos hace 50 años».
moción de por ávila. En las filas de Por Ávila y a través de su diputado provincial y portavoz en la Diputación, Alberto Encinar, entendían las intenciones de los socios de gobierno en la Junta como una forma de dejar al ciudadano «sin un servicio básico» y que viene a «agravar aún más el problema de la despoblación», al tiempo que defendía que el ciudadano se merece un servicio de calidad «viva donde viva». Echaba en falta en cualquier caso que, previo al anuncio, no se había tenido en cuenta ni al ciudadano, ni a los profesionales de la Sanidad, ni a las asociaciones, sin olvidar tampoco a esas farmacias enclavadas en pequeños municipios que estarían «abocadas a cerrar» de seguir por estos derroteros el anuncio. Por todo ello aseguró que Por Ávila presentaría mociones tanto en las Cortes como en la Diputación de Ávila (en el próximo Pleno) para paralizar este tipo de medidas.