scorecardresearch

Vázquez sitúa en marzo la vuelta a la nueva normalidad

SPC
-

El consejero señala que los datos epidemiológicos y asistenciales muestran una «tendencia positiva» que invita a pensar que «hemos alcanzado el pico»

Varias personas caminan por la calle Real de la capital segoviana. - Foto: Rosa Blanco

Los datos epidemiológicos y asistenciales muestran una «tendencia positiva», lo que hace pensar que la recuperación de una situación «próxima a la normalidad o a la llamada nueva normalidad» podría darse en un plazo de «entre seis y ocho semanas», es decir para mediados de marzo. Un escenario que, como matizó el consejero de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Alejandro Vázquez, se podrá producir «siempre y cuando todo se comporte sin nueva sorpresa».

Y es que, tal y como informó Vázquez ayer en la rueda de prensa posterior a la celebración del último Consejo de Gobierno, los datos indican que Castilla y León «ha alcanzado el pico de la sexta ola en los últimos días de la semana pasada y los primeros días de esta». Se trata así de un «escenario esperanzador», según Vázquez, que se sustenta sobre datos como la disminución por tercer día consecutivo del número reproductivo básico por debajo de uno, la reducción del crecimiento de la positividad del 44 por ciento de la pasada semana al 36,7 por ciento de esta, o el descenso de la incidencia acumulada tanto a 14 como a 7 días, bajando esta ya de los 2.000 casos, lo que invita a pensar que se debe a «una tregua que da la infección».

No obstante, desde la Junta se interpreta que este progresivo descenso de la positividad, que en cualquier caso será «más lento que el ascenso exponencial de la incidencia» por la aparición de la variante ómicron desde el puente del mes de diciembre, se debe a «un descenso en el nivel de contagio del virus» y no a la decisión de no contabilizar test de antígenos, ya que se tomó en la reunión del Consejo Interterritorial de Salud del 30 de diciembre y, desde entonces, «ha habido dos semanas con un crecimiento sostenido de datos con este nuevo sistema de contabilización».

Reconoció, en cualquier caso, Vázquez que contabilizar el número real de personas contagiadas en Castilla y León «y en todas las comunidades» ha sido «difícil» porque la capacidad diagnóstica del sistema «se ha visto superada» y aunque ha sido capaz de hacer «un número mayor de pruebas con elementos externos, es posible que haya casos que se han escapado» al control de la administración.

A nivel asistencial

También se refirió Vázquez en declaraciones recogidas por Ical a la «tendencia positiva» de los datos en materia asistencial referente a la sexta ola de la covid, si bien recordó que esa tendencia de recuperación de la situación de normalidad en los hospitales será «mucho más lenta» que en relación a la epidemiológica.

Actualmente, Castilla y León cuenta con 112 pacientes covid en UCI, uno menos que el miércoles y tres menos que hace una semana, que representa una ocupación del 33,8 por ciento sobre las camas estructurales y un 28,9 por ciento sobre las extendidas. Mientras, en planta, existen 822 pacientes con covid, que suponen una ocupación del 13,8 por ciento.

Por último, y en relación a los fallecimientos, Vázquez situó en 118 el número de óbitos acaecidos en la Comunidad por covid en la última semana, 21 de ellos en las últimas 24 horas. La edad media de pacientes fallecidos en UCI se reduce a los 63,5 años, pero en todo caso, el 50 por ciento de los decesos de pacientes en UCI son no vacunados.