A ritmo de narcorrumba

A. Domínguez (EFE)
-

Los traficantes de drogas del Campo de Gibraltar alardean de su elevado tren de vida, obtenido ilícitamente mediante la actividad criminal, con composiciones musicales que exaltan sus fechorías

Hasta 200 efectivos participaron en la reciente ‘operación Anatoli’, que desmanteló una organización dedicada al tráfico internacional de hachís en Cádiz. - Foto: A.Carrasco Ragel

Si en México los narcocorridos son desde hace tiempo un género muy popular, el mundo de los traficantes del Campo de Gibraltar coquetea ya sin reparos con la música. Hay, incluso, quien trata de acuñar el género de las narcorrumbas, contando con conocidos delincuentes para protagonizar sus videoclips.
Es el caso de El Titi, un histórico del narcotráfico en el Campo de Gibraltar que fue detenido hace meses, y de sus hijos, que lideraban una red que fue desmantelada recintemente por la Guardia Civil en la denominada Operación Clúster.
A pesar de la supuesta discreción que se le presupone a quien le interesa pasar desapercibido ante las Fuerzas de Seguridad, los tres participaron el año pasado en un videoclip con el que el artista sevillano Bernardo Vázquez quiere lanzar el género de las narcorrumbas y en el que podría decirse que se interpretan a sí mismos.
Los agentes se incautan de numerosos objetos de valor, en este caso televisores. Los agentes se incautan de numerosos objetos de valor, en este caso televisores. - Foto: A.Carrasco Ragel«Yo no hago apología del narcotráfico», explica el cantante, que aclara que su objetivo es «consolidar la narcorrumba como género musical» con el propósito de «hacer un retrato social y dar a conocer el entramado del mundo del narcotráfico, que era un tema tabú».
En el vídeo, que servía de promoción para el lanzamiento de la canción Contrabando, los miembros de la red criminal exhiben sus rostros y reproducen acciones habituales del narcotráfico, tales como el empleo de naves industriales para el almacenaje de la droga, el uso de vehículos de alta gama, el alijo de fardos de hachís en la costa y la ostentación.
«Por la noche y por el día, en dos mares navegando, de Marruecos a Andalucía, entra y sale el contrabando», reza el estribillo de la canción en un videoclip en el que El Titi aparece en varias ocasiones y termina siendo detenido por un operativo de la Policía.
Bernardo Vázquez ya tuvo una gran repercusión en 2008 con la canción La goma, que sirvió de banda sonora para la famosa película El niño.
Una composición cuyo vídeo musical ya despertó entonces polémica por la ostentación que se veía en el mismo de la forma de vida de los narcotraficantes.
Historias con moraleja. El cantante sevillano insiste en que trata de «dar un mensaje a la juventud, ya que en el montaje audiovisual todos terminan detenidos, y lo que quiero dar a entender es que ese no es el camino adecuado».
Fue él mismo quien acuñó para ese tema el término narcorrumba, inspirándose en el popular narcocorrido mexicano, que ya cuenta con millones de seguidores en toda Latinoamérica.
No es el único ejemplo de cómo a algunos narcos del Campo de Gibraltar les gusta flirtear y lucirse a través de la música, aunque la rumba no es su único género. Hace solo unos días, los hijos de El Titi aparecían también alardeando de un elevado tren de vida en el vídeo clip LC/LU, del artista de trap D’Valle. 
Y es que, el exhibicionismo de narcotraficantes buscados por la Policía no es nuevo.
En octubre de 2018, Francisco Tejón, Isco, líder junto a su hermano Antonio del clan de los Castaña, se atrevió a participar en un videoclip del cantante de origen cubano Clase A, afincado en Málaga, a pesar de que desde dos años antes, desde 2016, era uno de los narcotraficantes más buscados del Campo de Gibraltar.
«Son personas muy egocéntricas y les gusta lucir lo que tienen», explica Bernardo Vázquez, que mantiene su intención de consolidar la narcorrumba como género musical y temático en la zona. «Para mi próximo disco, ya tengo preparado grabar otra», asegura.