600 positivos, el peor dato desde la nueva normalidad

SPC
-

Las zonas de salud en riesgo siguen creciendo y ya llegan a 60, aunque la situación más delicada está en Soria, donde nueve de las 14 áreas están por encima de los cinco contagios por cada 10.000 habitantes

Un paciente entra en camilla al Hospital Universitario de Burgos. - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

Los contagios por coronavirus siguen creciendo en la Comunidad, así como las zonas con máximo riesgo por superar los cinco casos por cada 10.000 habitantes. Los nuevo positivos se dispararon ayer hasta los 599, lo que supone veinte veces más que en la jornada anterior, 42 de ellos con diagnóstico en las últimas 24 horas. Esta pésima cifra es la peor con diferencia desde el final del estado de alarma.
El dato positivo de la jornada es que no se produjeron fallecimientos, con lo que la cifra total se mantiene en 2.075 muertes. Lo que sí está aumentando es el número de hospitalizaciones, ya que según los datos facilitados por la Junta de Castilla y León había 74 pacientes ingresados en planta de los centros hospitalarios de la Comunidad y ocho en las unidades de críticos (uno menos que el día anterior).
Otra buena noticia es que se han producido seis nuevas altas en la última jornada. Todo ello parece indicar una mayor levedad de la enfermedad, aunque la situación se complica día a día en algunas zonas de la Comunidad.
El riesgo de confinamiento alcanzaba ayer martes a 60 zonas básicas de salud, con especial incidencia en la provincia de Soria, que suma dos nuevas hasta alcanzar las nueve de las 14 existentes en la provincia soriana. Los territorios con mayor número de zonas afectadas siguen siendo Salamanca, con 15, y Burgos, con 14.
Según los datos actualizados por la Consejería de Sanidad, dejan de figurar en color naranja en el mapa de la Comunidad las zonas básicas de salud de Piedrahita (Ávila), Periurbana Norte, en Salamanca; Ponferrada III, en León; y plaza del Ejército, en Valladolid capital. Por el contrario, se sumaron ayer la zona de Gamonal Antigua, en Burgos capital; Villada, en Palencia; Vitigudino y Pizarrales, en la provincia de Salamanca, esta última en la capital; Cantalejo y Fuentesaúco, en Segovia; Arcos de Jalón y Ólvega, en Soria; y Valladolid Rural II.
En estos territorios, que aparecen en color naranja en el mapa de casos positivos de coronavirus en los últimos siete días, lo que significa que acumulan más de cinco casos confirmados por cada 10.000 habitantes, se recomienda restringir al máximo el contacto social, así como evitar reuniones de más de diez personas y limitar al máximo la exposición en lugares cerrados para así evitar la propagación del virus.
La mayor incidencia del coronavirus en la población castellana y leonesa se observa también en la evolución de los brotes declarados diariamente.
Castilla y León contabilizaba a día de ayer 96 brotes activos de SARS-CoV-2, uno más que el lunes, con 604 personas contagiadas vinculadas a los mismos, es decir, doce más que la jornada anterior, según los datos facilitados por la Consejería de Sanidad en su portal web. Hay que tener en cuenta que se trata de brotes latentes, de ahí que haya provincias, como Ávila, que pasa de ser la única limpia de focos a contabilizar cinco en las últimas 24 horas, y en otras descienden por el cierre de brotes abiertos hace semanas, según informa Ical.
Burgos cuenta con más de un tercio del total de brotes activos, con 34 de los 96, que engloban a 186 contagios vinculados.
Brote en el hospital.

No obstante, los brotes continúan surgiendo y ayer mismo por la tarde la Gerencia del Hospital Universitario Río Hortega, en Valladolid, comunicó un nuevo episodios de la covid-19 con cinco personas positivas; en concreto, dos enfermeras, otros tantos pacientes y una acompañante de una paciente.
Esta declaración se ha sustanciado después de que una de las profesionales de Enfermería refiriera que padecía síntomas compatibles con la infección y su análisis resultara positivo.
De momento, se han efectuado medio centenar de pruebas PCR.



Las más vistas