scorecardresearch

El PSOE se enfrenta a Pollán y mantiene la 'pancarta' LGTBI

SPC
-

El presidente insta a los socialistas a quitar la enseña de 50 metros desplegada en las Cortes, pero el principal grupo de la oposición asegura que no contraviene ninguna ley

Banderas arcoiris colgadas en la zona de despachos del Grupo Parlamentario Socialista en las Cortes. - Foto: Miriam Chacón (Ical)

El Día del Orgullo LGTBI celebrado ayer estuvo marcado en el Parlamento autonómico por la bandera arcoíris que desde la tarde del lunes cuelga de los despachos del Grupo Parlamentario socialista, a los que el presidente de las Cortes, Carlos Pollán, solicitó que la quitarán en base a una sentencia del Tribunal Supremo sobre la colocación de enseñas no oficiales en edificios públicos. Extremo este último que fue negado por los socialistas, que la mantuvieron durante toda la jornada argumentando que habían colocado una «pancarta» con los colores que simbolizan al movimiento LGTBI y, que por tanto no vulnera la ley que regula el uso de banderas.

Y es que el término «pancarta» y no «bandera» es el principal argumento esgrimido por los servicios jurídicos del PSOE para defender la colocación de la enseña LGTBI en la fachada de las Cortes. Además, en su contestación a la Presidencia de la Cámara, los socialistas aseguran que «en ningún momento ha sido colocada una bandera que pudiera entrar en contradicción con la Ley 39/1981, de 28 de octubre, por la que se regula el uso de la bandera de España, la de otras banderas y enseñas.

Una disputa en la que incluso tuvieron que entrar los servicios jurídicos de las Cortes, que durante este martes estudiaron el escrito remitido por el Grupo Socialista. Fuentes del Parlamento autonómico explicaron a Efe que la intención es que la Presidencia del Parlamento autonómico pida a funcionarios de la institución que retiren lo que ellos entienden como bandera y no como pancarta, aunque al cierre de esta edición la enseña arcoíris seguía colgada en la fachada de las Cortes.

«Lo que se está realizando es un ejercicio legal de libertad de expresión por parte de los procuradores y, en ningún caso, puede ser objeto de coacción alguna», continúa el escrito del PSOE, en el que recordaron que un requerimiento formal debe ir acompañado del «oportuno y necesario» informe de los servicios jurídicos de la cámara, más allá de que la Presidencia de las Cortes haga mención a la sentencia de 2020 del Tribunal Supremo, que recuerdan tiene interpretaciones posteriores que acotan el ámbito interpretativo.

«Es muy triste que en el día en que se reconocen los derechos de las personas LGTBI el presidente haga este requerimiento», aseguró la procurador socialista Nuria Rubio, que fue la encargada de detallar los pormenores de la respuesta del PSOE a la presidencia de la Cámara. Además, advirtió de que si la enseña se retira por la fuerza se verá obligado a interponer acciones legales, al tiempo que recordó el reconocimiento del Estatuto de Autonomía al estatus de los procuradores.

El PP no se moja

Mientras, desde el Grupo Parlamentario Popular se mantienen al margen de la decisión de la Presidencia de las Cortes y acusan a los socialistas de manipulación de las instituciones a su favor. Así, desde la dirección del grupo, consultada por Ical, insiste en que su preocupación está en «el precio de la luz, del gas y la manipulación que hace el PSOE de las instituciones a su favor». Por otra parte, en un mensaje en Twitter, el presidente Alfonso Fernández Mañueco, defendió que la «lucha» del movimiento LGTBI ha sido «ejemplar» y sostuvo que «nos recuerda que no podemos rendirnos cuando las luchas son justas».