Editorial

Arévalo en el Plan Territorial de Fomento de Medina del Campo

-

La Consejería de Empleo e Industria decidirá la próxima semana si Arévalo puede entrar en el Plan  Terrritorial de Fomento de Medina del Campo, tras la petición efectuada por el Ayuntamiento de la ciudad morañega para que así sea. La propuesta ha sido tomada por la Junta de Castilla y León con una «predisposición favorable», según reconocía su vicepresidente, Francisco Igea, en la rueda de prensa que ofreció tras el Consejo de Gobierno del Ejecutivo regional, e incluso precisó que la consejera de Empleo lo ve «con buenos ojos», pero antes hay que discernir si se ajusta a la «normativa» existente.

A nadie se le escapa que la conexión entre Arévalo y Medina del Campo, y en conjunto de toda la comarca de La Moraña abulense, ha sido muy estrecha tradicionalmente, no solo desde el punto de vista histórico y cultural, que también, sino social y económico, y que los vecinos de esta comarca abulense siempre han visto en esta ciudad vallisoletana un lugar al que acudir con asiduidad para realizar sus compras, ir al banco, acudir al médico, incluso celebrar sus acontecimientos festivos familiares, por no profundizar en otros vínculos laborales y económicos. 

La Moraña abulense está vinculada a Medina del Campo y un Plan de Fomento de estas características para esta ciudad vallisoletana quizá no se podría entender sin aprovechar esas circunstancias, porque Medina del Campo y Arévalo generan ya de hecho un polo industrial que puede salir fortalecido con esta vinculación más estrecha, y favorecer e impulsar al mismo tiempo esa conexión entre el centro neurálgico de la Comunidad, como es Valladolid, con el sur, con la provincia de Ávila, a veces tan alejada (se sigue anhelando esa conexión por autovía que permita acercar a Ávila a Valladolid) a pesar de la proximidad geográfica existente.

Sería, al mismo tiempo, una forma de dar continuidad al Plan de Fomento Territorial de Ávila, que engloba a la capital y su entorno industrial más próximo, porque lo que se debe buscar al final con estas inversiones es tejer una sólida estructura industrial y de infraestructuras que favorezca la vertebración de Castilla y León tratando de homogeneizar a sus territorios, consolidando nexos de unión de norte a sur y de este a oeste. Yahí el papel de las diputaciones provinciales también es fundamental, y se deben involucrar igualmente para conseguir esa unión.

Por eso, si existe voluntad política, parece lógico pensar que Arévalo puede ser incluido en este Plan de Fomento de Medina, porque además puede servir de precedente para poder actuar de la misma forma en otros puntos de la Comunidad donde se puedan aprovechar esas sinergias que existan entre localidades de distintas provincias. Porque lo que se trata es de hacer Comunidad, más allá de los límites provinciales, y de crear focos de atracción industrial potente que permitan el crecimiento conjunto de toda Castilla y León.



Las más vistas