El Óbila se rehace ante el Morón

Área 11
-
El Óbila se rehace ante el Morón - Foto: Belén González

65
Aceitunas Fragata Morón
68
Ávila Auténtica
Finalizado
El equipo verderón se reivindica tras su derrota en casa y se impone en la cancha del Aceitunas Fragata Morón con un triunfo clave y muy trabajado

Victoria que sabe a gloria la cosechada por el Ávila Auténtica Carrefour El Bulevar en el Pabellón Alameda. Los de Sergio Jiménez se impusieron en un apretadísimo partido al Aceitunas Fragata Morón, que hasta el último suspiro tuvo una ocasión de igualar la contienda. Al final, y de la mano de un radiante Berni García, paladearon un triunfo muy necesario de cara a la salvación tras el tropiezo ante La Roda.
Salió a pista el conjunto abulense muy concentrado, con las ideas claras y, sobre todo, con ganas de resarcirse de la estrepitosa derrota sufrida días atrás ante el Jafep La Roda en la puesta en escena de la segunda fase de la LEB Plata. Trató de mejorar sus prestaciones respecto al duelo en el CUM Carlos Sastre con un ritmo más alto y más contundencia en la presión, saliendo con firmeza y sin complejos en ataque. Mulero y Dziuba (4) se repartieron el protagonismo en el plano anotador y Lawrence (3) en el reboteador.
Así las cosas, tras un comienzo de tanteo con intercambio de golpes en uno y otro aro, dos triples prácticamente consecutivos –uno de Mulero y otro de Cazorla– fueron la respuesta que tuvo el Ávila Auténtica a las rápidas transiciones de los andaluces, que se vieron 5 puntos abajo a falta de dos minutos para llegar al final del primer cuarto (10-15). Sin embargo, los dirigidos por Antonio López demostraron su calidad logrando un parcial de 4-0 con el que se concluyó el periodo inicial (14-15). Mulero tuvo la última posesión, pero terminó sonando la bocina.
Siguió el equilibrio en el segundo cuarto, donde el Morón consiguió ponerse un punto arriba nada más empezar (16-15), a lo que replicó un triplazo de Ortiz. No varió mucho el planteamiento de los verderones, a los que nuevamente un parcial de 4-0 puso en alerta. Berni García, con un auténtico canastón que supuso además un 2+1, no permitió que los moronenses se escaparan en el tanteador cuando faltaban todavía cinco minutos para llegar al intermedio. Ortiz, con una gran penetración, situó el 22-25 segundos después.
Entró el choque en una última fase en la que los abulenses se sintieron muy cómodos ante un adversario que no terminaba de dar con la tecla. Conquistó entonces su máxima ventaja hasta ese momento, de 6 puntos, y que pudo haber sido mayor si hubiese aprovechado el estado de dudas de los sevillanos. Con 24-30, sin ir más lejos, Dziuba marró dos tiros libres y, en el siguiente ataque, acertaron los locales. Con 26-32, marcador con el que se llegó al descanso, los castellanos gozaron de una última posesión que se saldó con un triple que no quiso entrar de Mulero.
Las buenas sensaciones de los visitantes continuaron tras el paso por los vestuarios. No obstante, volvió a faltar contundencia para noquear a un rival grogui como lo estaba el Morón, demasiado espeso en tareas ofensivas y permisivo en las defensivas. El Ávila Auténtica llegó a situarse con un colchón de 8 puntos al que contestó rápido y bien el cuadro anfitrión con un triple. Y aunque gozó de buenas situaciones para ampliar la renta, no lo hizo y permitió que, peligrosamente, el equipo andaluz comenzara a pisarle los talones, ganando en confianza. Del 28-36 en el minuto 23 se pasó al 40-42 cinco más tarde.
El ritmo era frenético. El Aceitunas Fragata Morón tuvo primero una ocasión de igualar la contienda, con dos tiros libres de los que sólo le entró uno a Astilleros y acto seguido pudo ponerse en ventaja con un ataque en el que se precipitó. Ortiz desaprovechó un tiro libre (41-43) y no así Cameron, que justo antes de llegar al último cuarto, logró el ansiado empate con el que la parroquia moronense se vino arriba. Con un Berni García estelar (13 puntos y 4 rebotes tras media hora de juego) el Ávila Auténtica afrontaba la hora de la verdad con todo por decidir (43-43).
Mulero, en una gran acción personal, puso fin a la sequía con la que arrancó el definitivo cuarto, en el que el tanteador no se movió tras dos minutos (43-45). Pero Cameron, con un fantástico triple, devolvía el golpe (46-45). Los de Sergio Jiménez llegaron a desaprovechar hasta tres ataques de manera consecutiva al tiempo que al Morón se le hacía de noche a los suyos, lanzando muchas veces forzados y sin acierto. Tras una fase en la que el acierto brilló por su ausencia, un triple de Mulero y otro maravilloso de Ortiz, con un taponazo mediante de Biram Faye, situó el 47-51 a cuatro del desenlace.
Los últimos coletazos que dio el partido fueron vibrantes. Los locales reclamaron una técnica sobre Faye, que respondió con un 2+1 (51-56). Pero el Morón no bajaría los brazos y otro tiro exterior puso el 54-56. Dos aciertos desde la línea de 6,75 de Berni primero y de Ortiz después parecían dejar visto para sentencia el partido (54-62) pero un nuevo triple de Vázquez mantuvo las esperanzas para los andaluces. Sin embargo, aguantaron los abulenses hasta el tramo final, en el que inclusive los locales pudieron empatar en la última jugada —Cameron falló un triple—, cosechando así una victoria que sabe a gloria en el Pabellón Alameda.