Primeras plantaciones de lavanda en Ávila

F.J. Rodríguez
-

Unas 50 hectáreas de cuatro municipios morañegos reciben estos días unas 500.000 plantas de este cultivo cuyas flores se destinan a cosméticos, ornamentos y perfumería

Primeras plantaciones de lavanda en Ávila

La Moraña contará con las primeras plantaciones de lavanda de la provincia. Agricultores de cuatro municipios de la Moraña: Castellanos de Zapardiel, Madrigal de las Altas Torres, Palacios de Goda y Crespos. En total serán 50 las hectáreas que se van a cultivar de esta planta, que cuenta con una gran demanda en la actualidad, tanto para la fabricación de cosméticos, como para perfumería o como planta ornamental, señala Hermógenes Legido, el principal promotor de esta iniciativa.
La plantación se inicia en estos días en estas fincas de los cuatro términos municipales de  la Moraña. Para ello se han adquirido unas 500.000 plantas en La Provenza, territorio francés donde  abunda este tipo de plantaciones. Se pretende transplantar una 10.000 plantas por hectárea.
En la provincia de Ávila serán las primeras plantaciones que se realicen de este planta aromática, indicó Legido, quien reconoció que si existe tradición de este cultivo en otras provincias como  Valladolid, Burgos y Palencia, donde existen grandes extensiones de plantaciones de este tipo. En el caso de Valladolid, es el municipio de Tiedra, donde florecen estas plantas y donde llevan años cultivándolas.
Las plantas serán trasplantadas en estos días en los territorios de estos términos municipales. El primer año de producción será costoso que se pueda llevar a cabo la floración. No así el segundo año que ya podría comenzarse la comercialización y sería el tercer año después de la plantación cuando el rendimiento de las plantas será el óptimo.
Las plantaciones que se realicen en estos cuatro municipios de la provincia de Ávila contarán con riego por goteo, con lo que se prevé lograr una mayor producción de aceite esencial, una de los productos más beneficiosos que se pueden conseguir de esta planta. También se utilizan como plantas ornamentales y para cosméticos.
La planta de lavanda es muy dura y resistente. En La Alcarría llevan varios años con estos cultivos y en estos momentos son unas 1.500 las hectáreas que tienen cultivadas, todas de secano. La planta aguanta perfectamente los rigores del tiempo y unicamente requiere en estos  territorios donde  son plantaciones de secano riegos con cisterna cuando las sequías se han prolongado. Eso sí la planta lo que necesita es de cierta altitud y que el agua no se acumule en la tierra, que el terreno drene y no se acumule.
Hermógenes Legido confía que estas plantaciones pueda ser una alternativa al cultivo de cereales, ya que en este momento la rentabilidad de estas plantas es bastante mayor y la flor en estos momentos se vende a unos altos precios por la gran demanda que existe. Por este motivo estos promotores confían en el plazo de cinco o más años las expectativas son de un gran crecimiento y que se puedan llegar a las 300-400 hectáreas. «Hay unas muy buenas perspectivas de crecimiento en la Moraña, porque aquí son fincas grandes, que pueden obtener una alta rentabilidad», señala Legido.