scorecardresearch

"Llegué a ser andero de La Santa casi por casualidad"

P.R.
-

Félix García Nieto lleva 29 años ejerciendo como andero mayor de La Santa. Muchos de ustedes seguramente lo conocen y lo identifican dirigiendo a los anderos del paso de Santa Teresa, que sale en procesión cada 15 de octubre

Félix García Nieto - Foto: Isabel García

Recuerda con total nitidez el día que por primera vez llevó las andas de la imagen de La Santa. Fue el 14 de octubre de 1969. Tenía entonces 14 años. Ahora, con algunos más, es el andero mayor. Y lo es desde el año 1993, cuando en la votación que realizan los anderos para elegir a su responsable fue elegido con el apoyo de todos sus compañeros, menos de dos. Es Félix García Nieto, al que se le puede identificar en las procesiones de La Santa por las calles de Ávila dirigiendo a los anderos que portan la impresionante imagen barroca de Gregorio Fernández.

Este año reconoce que han tenido más trabajo de lo habitual. Precisamente este 2022 ha sido un año especial, porque han coincidido varias efemérides relacionadas con Santa Teresa de Jesús: el centenario de la canonización y el año teresiano, al coincidir el día de la Santa (15 de octubre) en domingo en el año 2023. Por este motivo han sido varias las procesiones que se han organizado. Además de la procesión del 15 de octubre, la imagen ha salido en procesión a la Encarnación y a San José, con motivo de la celebración del centenario de la canonización; de su primera fundación y la última, con motivo de la toma del hábito. Recuerda García Nieto que  además también hubo que preparar a la imagen para sacarla «aunque fuera solo a la puerta» con motivo del día de la Virgen de la Soterraña.

Sacar a la Santa en procesión requiere de un trabajo previo para preparar la imagen y subirla a la carroza. Una actividad que realizan  los anderos. El vestir a la Santa es una actividad de las  camaristas. Después de las procesiones el trabajo continúa, pues hay que proceder al desmontaje de la carroza y la colocación de la imagen en el lugar que ocupa habitualmente. En las fiestas de La Santa el montaje de la imagen en la carroza se produce el día 6 de octubre. Toda vez que la imagen tiene que estar preparada el día 7, cuando comienza la novena.

Profesionalmente ha sido cajista en la imprenta de Portirio hasta que cumplió los 61 años, después de 47 años trabajando en esta imprenta. De hecho, destaca con orgullo que ha sido el último cajista de las imprentas de Ávila.

Se considera abulense por los cuatro costados y más en concreto de la zona del centro de la ciudad, en el barrio de San Esteban. Aunque matiza que su madre es de Puente de Béjar, en la provincia de Salamanca. De hecho, siempre ha vivido en este barrio, tanto cuando era niño como en la actualidad, ya de adulto. Nació en la calle Tres Tazas, donde se encontraba la Panadería Félix, su padre, que antes habían regentado otros miembros de su familia paterna. También ha vivido en la calle Ancha del Cucadero. En la actualidad vive en la Travesía de Covaleda. Su sino debe ser vivir en este barrio, pues también su trabajo, donde permaneció durante 47 años, se encontraba en este barrio, concretamente en la calle Ramón y Cajal, donde comenzó a trabajar con 14 años.

Recuerda con cierta ironía que llegó a ser andero casi por casualidad, pues no ha seguido ninguna tradición familiar.  «Nos encontrábamos jugando al fútbol en el barrio cuando llegó el padre de uno de los chicos que estaban en el campo y nos señaló a los mayores para que lo acompañáramos. Nos llevó a la iglesia de La Santa para que comenzáramos a llevar a la imagen de la Santa, porque había escasez de anderos». De esta forma llegó al grupo de anderos. Recuerda que su primera procesión en la que participó fue el 14 de octubre de 1969, con 14 años. 

Esfuerzo. Reconoce que no ha supuesto esfuerzo alguno para portar las andas de La Santa porque  solía echar una mano a su padre en la panadería, donde cargada desde bien pequeño con los sacos de harina de 80 kilos. También estaba acostumbrado a  cargar las Resmas o pliegos de 500 hojas de la imprenta, que también pesaban lo suyo. Por este motivo estaba acostumbrado a cargar con peso, por lo que no supuso esfuerzo alguno para el  trabajo de portar las andas. Calcula que el peso de la carroza y todos los ornamentos que lleva la Santa y la propia imagen, pueden superar los mil kilos de peso. Reconoce que solo el manto que lleva la imagen pesa más de 30 kilos. A lo que hay que sumar la corona, el bastidor y los jarrones con las flores. Su peso mayor o menor dependerá también del agua que lleve en estos jarrones, con las esponjas que van empapadas para que las flores puedan aguantar el mayor tiempo posible en las mejores condiciones.

Recuerda también que el andero mayor durante muchos años fue el Sr. Teófilo, que lo fue prácticamente hasta que murió. Comenta que el primer año después de su muerte hizo las veces de responsable Jesús Rodríguez, en el año 1992 y que él ya asumiría este cargo un año después, en el 1993. Desde entonces ha venido desempeñando este cargo, que tiene como misión dirigir todos las actuaciones previstas y necesarias que poder poner en procesión a la imagen de Santa Teresa, como son el montaje e instalación de la imagen en su carroza y el posterior desmontaje, una vez que la procesión haya finalizado.

Un total de 51 anderos. En la actualidad son 51 los anderos que suelen portar las andas con la imagen de La Santa. En las procesiones normales se suele trabajar en dos turnos de 20 anderos cada uno, más otros 10 suplentes, además del andero mayor. En este momento hay lista de espera para poder integrarse en este medio centenar de portadores de las andas. Este año han tenido que echar mano de la lista de espera y han incorporado hasta cinco anderos  más por las nuevas procesiones que se han organizado. Además de estos cinco, otros ocho más son los que integran la lista de espera. 

En las procesiones con el recorrido habitual se producen cuatro cambios de anderos a lo largo del trayecto. Todos ellos en los lugares habituales. El primero se concreta frente a la iglesia de San Pedro. El segundo se realiza en la esquina de la Calle Reyes Católicos con Alemania. El tercero porta la imagen entre la calle Reyes Católicos hasta la Plaza Pedro Dávila. El último turno lleva la imagen desde esta plaza hasta el interior de la propia iglesia de la Santa, donde se deposita a la imagen.

El grupo de anderos está constituido en asociación cultural (Asociación Cultural de Anderos de Santa Teresa de Jesús) para poder optar a las ayudas que se convocan para este tipo de asociaciones y con ello cubrir algunos de los gastos que suponen las actividades que desarrollan. En el grupo de anderos también se encuentran los que forman el grupo de veteranos, que tiene todas las ventajas de los anderos, pero sin la obligación de portar la imagen. Se trata de personas que por circunstancia de edad o enfermedad, no pueden ya llevar el paso de la Santa.

Félix García Nieto además de formar parte del grupo de anderos, también está integrado en otras cofradías de la ciudad. Pertenece en este sentido a la cofradía del Cristo de las Batallas y, como no podía ser de otra forma, a la Cofradía de la Virgen del Consuelo. La cofradía de su barrio de San Esteban.

 

¿Qué es lo primero que le viene a la cabeza sobre Ávila?

Sus murallas y nuestra Santa. 

¿Qué es lo que más le gusta de Ávila?

 Pasear entre conocidos.

¿Y lo que menos?

La frialdad que tenemos algunas veces.

Un lugar de la ciudad para perderse.

El Rastro con su amanecer. 

Un recuerdo de su infancia.

Los juegos en la calle.

Un personaje abulense que le haya marcado...

Santa Teresa.

El mayor cambio que necesita Ávila es…

Crear más industria para mantener a nuestros jóvenes en la ciudad.

¿Y qué tiene que  mantener?

El sabor de la vida.

¿Qué le parece la ciudad hoy en día?

Que nos faltan infraestructuras de comunicaciones y un poco más de industria. 

¿Cómo ve la ciudad en el futuro?

 Deseando que no pierda el espíritu de crecer para que nuestros jóvenes no tengan que abandonarla.

¿Qué puede aportar a la ciudad?

El granito de colaborar en todo lo que me sea posible.