scorecardresearch

Mundo Belén se recicla

Mayte Rodríguez
-

Ya está abierta la exposición navideña del Cites, que de nuevo discurre al aire libre y que otorga más protagonismo aún a los nacimientos artesanos elaborados con materiales naturales y de deshecho, además de los que proceden de los cinco continentes

Mundo Belén se recicla - Foto: Mercedes MartÁ­n

Cinco pequeños abetos convertidos en elfos navideños por obra y gracia de los gorros de Papá Noel que llevan puestos dan la bienvenida a Mundo Belén, la exposición de nacimientos del Centro Internacional Teresiano Sanjuanista, que este lunes inauguraba su décimo tercera edición. El recorrido por los belenes del mundo que brinda cada Navidad vuelve a ser al aire libre en busca de mayor seguridad sanitaria y una vez más la propuesta se supera a sí misma, con más espacio expositivo y un mayor esfuerzo artesano, centrado en el reciclaje de materiales para hacer posible una y otra vez  el misterio de la Navidad desde la humildad más absoluta. «Tenemos belenes hechos con calabazas, con cocos, con macetas, con latas, con paja, con malla de gallinero, con cestos, con restos de poda, ...», detallaba Javier Sancho, director y alma mater del Cites, cuya comunidad formada por una decena de personas se ha encargado de obrar el milagro y convertir en figuras de nacimiento elementos naturales o de deshecho en un alarde de imaginación y originalidad que volverá a sorprender a los abulenses y visitantes que completen el recorrido al aire libre, de unos 800 metros y con la preciosa vista de la Muralla de Ávila de fondo.

A lo largo del paseo, el visitante también irá encontrando distintas vitrinas en cuyo interior se exponen belenes de todos los continentes. Pequeños misterios de exóticas procedencias, este año con un guiño especial a Japón y una recreación de los nacimientos africanos sobre un espacio de arena con la forma de ese continente. En Mundo Belén  todos los detalles se cuidan, por eso el primero de todos está hecho con mascarillas quirúrgicas y en él puede leerse un agradecimiento al personal sanitario que tanto nos ha cuidado durante la pandemia.

Y en un recorrido navideño tan entrañable no puede faltar la zona infantil, que recrea el interior de un iglú y única zona de la exposición que se encuentra bajo techo. Como novedad este año se ha instalado allí un pequeña chocolatería donde «tomar algo caliente en los días fríos de invierno», así como una tiendecita en la que poder adquirir algún belén en miniatura. En total hay 300 nacimientos en la exposición. 

Mundo Belén se reciclaMundo Belén se recicla - Foto: Mercedes MartÁ­nOcho mil personas lo visitaron  el pasado año. Récord de público a pesar de la pandemia que quizá se batió debido precisamente a que transcurría al aire libre. Hasta el 9 de enero tenemos  de plazo para visitarlo. 

Mundo Belén se recicla
Mundo Belén se recicla - Foto: Mercedes MartÁ­n