scorecardresearch

Optimismo en Junta y Diputación tras la reunión con Piglets

E.Carretero
-

Durante el último encuentro mantenido entre administraciones, dirección y trabajadores la empresa conoció las líneas de ayudas y herramientas financieras que Castilla y León pone a su alcance

Optimismo en Junta y Diputación tras la reunión con Piglets

Optimismo. Ésa es la sensación con la que el delegado de la Junta de Castilla y León en Ávila, José Francisco Hernández Herrero, como el presidente de la Diputación de Ávila, Carlos García,  salieron de la reunión que el miércoles por la tarde responsables de ambas administraciones, así como del Consistorio barcense y de los trabajadores, mantuvieron con el dueño de la empresa cárnica Piglets y con la dirección financiera de la misma. Un encuentro al que también asistieron los viceconsejeros de Política Agraria, Juan Pedro Medina, y Economía, Carlos Martín Tobalina, y en el que se expuso «el abanico de ayudas, tanto a fondo perdido como financieras, que ofrece la Junta de Castilla y León» y que a priori pueden ser «suficientemente competitivas como para retener a esta compañía en El Barco de Ávila, mantener la plantilla y hacerlo en las mejores condiciones», tal y como aseguró el delegado territorial. Así, durante este encuentro la dirección de la empresa conoció las distintas ayudas de la Consejería de Agricultura y Ganadería que podrían ser solicitadas dentro de la línea de industrias agroalimentarias y también los productos y herramientas financieras que  ofrece la Consejería de Economía para que la empresa pueda «soportar a medio plazo la inversión». 

«Hay un único objetivo que es el mantenimiento de la empresa», aseguró Hernández Herrero al hacer balance de esta reunión en la que la reacción de la empresa fue «buena». 

«La Junta de Castilla y León es muy competitiva con respecto a otras comunidades autónomas y realmente hace un traje a medida de las necesidades de cualquier compañía», explicó el delegado territorial a modo de resumen de las ayudas regionales a las que podría optar la empresa no solo para mantenerse sino para crecer.  Una decisión que, no obvió, está en manos de la empresa que la próxima semana se reunirá con los trabajadores. 

«Espero, confío y deseo que Piglets siga en El Barco de Ávila», aseguró Hernández Herrero antes de apuntar que en esta decisión factor clave también es la compra de la nave, que es una negociación privada que tiene que llevar a cabo la empresa con los propietarios.

«Esperemos que el empresario evalúe en su conjunto todos los factores a tener en cuenta y sobre todo el apoyo de las administraciones pasado, presente y futuro», reconoció el responsable regional que en cualquier caso se mostró «optimista» con respecto a la decisión de la empresa. 

 También con «buenas sensaciones» salió de esa reunión el presidente de la Diputación que aunque reconoció que en este tema «la última palabra la tiene la empresa» también destacó el trabajo conjunto que las distintas instituciones están realizando «para encontrar las mejores condiciones para mantener esa treintena de empleos y de cara a futuro ampliar las instalaciones». 

«Vamos a intentar por todos los medios ayudar y colaborar para garantizar esos 30 puestos de trabajo y para que de cara a futuro se den las mejores condiciones para que Piglets pueda tener en El Barco de Ávila un referente de ese holding de empresas que tiene en España», aseguró García.