scorecardresearch

Ciudadanos palpa las necesidades del empresariado abulense

I.Camarero Jiménez
-

La candidatura de la formación naranja en Ávila se reúne con CEOE para recoger sus demandas, que pasan entre otras por reclamar una oficina del Serla, fomento de los polígonos de la provincia y el impulso del Corredor Atlántico

Ciudadanos palpa las necesidades del empresariado abulense

La CEOE tiene las puertas abiertas para que todas los partidos políticos que han presentado candidaturas abulenses a las elecciones autonómicas del 13-F las traspasen, les expliquen sus problemas y de paso, recojan las demandas de los empresarios. Unas peticiones que este martes trasladaba Juan Saborido en su recepción a la candidatura de Ciudadanos, con Celia Sierra como número 1 de esa lista.

Para Saborido hay varias necesidades para Ávila y en resumen son las siguientes: Una oficina del Serla para Ávila que ya comprometió la Junta de Castilla yLeón cuando Juan Vicente Herrera era su presidente y «en estos dos últimos años y medio (de Gobierno de Mañueco) no la hemos podido concluir», planes provinciales de fomento para los municipios de Ávila, especialmente cabeceras de comarca, en lo que tiene que ver con los polígonos industriales y por supuesto que «se siga incentivando a Ávila y su provincia» con los planes que ya están en marcha, tales como el plan territorial de Fomento para Ávila con el que aseguró «estamos encantados», pero también traer algo nuevo.

Sobre todo se extendió en este punto para hablar del Corredor Atlántico en el que recordaba «está Ávila por un diseño que hizo la UE» pero de algún modo hay que incidir en ello, «mantenerlo y exigir a la Junta de Castilla y León y a todas las autoridades que reivindique de una vez por todas el paso de ese corredor por Castilla y León y, fundamentalmente, por Ávila». Y es que para Ávila en lo económico sería muy importante «tanto para la capital como para el sur de la provincia», argumentaba. 

Por ello estimaba necesario que el Gobierno socialista de la nación concluya la conexión de la A-6 con la carretera de Salamanca y a la vez con Maqueda o San Martín de Valedeiglesias, por una mejor conexión con Toledo y el sur de Madrid.

Todo ello en pro de dar carpetazo más que a la España Vaciada a la 'Ávila olvidada', y ahí enmarcó la apuesta de la CEOE por el fomento de otros polígonos que hay en la provincia para conseguir crear empleo porque consideraba que es el único modo de que los jóvenes no se marchen de aquí. «Ávila tiene un potencial muy importante, hay pueblos que son cabeceras de comarca con polígonos muy importantes que necesitarían ese impulso», aseguraba Saborido (para que tengan empresas, pero también para captar más con beneficios fiscales y dotando a los polígonos de servicios como la banda ancha).

Ésas fueron sus demandas que recogieron a su vez los candidatos abulenses de Ciudadanos a las Cortes.Precisamente Celia Sierra recordaba que con CEOE tienen «muchos puntos en común». Dado que su partido ha estado en el Gobierno Regional junto al PP no olvidó hacer un repaso por algunos datos significativos como que el paro ha descendido a pesar de haber vivido una de las peores pandemias. Se retrotraía a 2011 y aseguraba que de entonces a ahora ha descendido de más de un 21% al actual al 13,78.

Además, puso en valor el trabajo de dos abulenses de su partido en el equipo de Gobierno de la Junta, Alberto Burgos y David Martín y la consecución del Plan Territorial deFomento para Ávila, en este periodo también.

En este punto reivindicó que «Sólo desde que Ciudadanos ha llegado a la gestión de las instituciones y en este caso de Castilla y Léon se ha visto por primera vez que alguien pensaba en Ávila y no sólo en un voto en las urnas».

Para Ciudadanos es importante «crear las condiciones para fortalecer el tejido industrial y empresarial, decía, al tiempo que aumentar la inversión tanto nacional como extranjera en pro de sociedades más competitivas y que generen más oportunidades».

Por último criticó Sierra que Mañueco haya metido «de manera irresponsable» en un cajón la modificación de la Ley de Ordenación del Territorio por «sus intereses electoralistas».