El turismo rural lanza un SOS ante la "ruina" del sector

M.E
-

Agrupados en una plataforma regional, este miércoles está prevista en Ávila la primera reunión con la Junta

El turismo rural lanza un SOS ante la "ruina" del sector - Foto: David Castro

La dura situación sobrevenida por la pandemia de la COVID-19, con el cierre de los establecimientos de turismo rural durante el primer estado de alarma, la nula o escasa ocupación que vienen sufriendo en los últimos meses, la reducción de aforo a seis personas y el cierre perimetral de Castilla y León previsto hasta el mes de mayo, ha llevado a un grupo de propietarios de casas rurales, viviendas de uso turístico y empresas de turismo a unirse. Así, han creado la Plataforma SOS Turismo Rural Castilla y León para denunciar su situación, llevar sus reivindicaciones a las autoridades competentes y pedir ayudas ante la «ruina» actual. 

Constituida el 7 de diciembre como reacción a la crisis del turismo rural, en prácticamente un mes ya sumado al proyecto a cerca de 300 afectados de casi todas las provincias, en su mayoría de Ávila y Segovia. Uno de ellos es Julio Sánchez, propietario de viviendas de uso turístico en Burgohondo y uno de los promotores de la iniciativa, quien califica la situación de «ruina total» para cientos de emprendedores que han visto cómo los ingresos descendían prácticamente a cero mientras los gastos en las casas, los impuestos y la cuota de autónomos se mantienen. «La situación de la pandemia es la que es y no queremos saltarnos las medidas sanitarias frente al coronavirus, somos los primeros que las garantizamos, pero no entendemos algunas decisiones que se están tomando en Castilla y León, como la reducción del aforo a seis personas en los establecimientos, cuando hay casas muy grandes y en otros gremios se hace por porcentaje, o el cierre perimetral hasta mayo», señala. «No entendemos que en una comunidad como la nuestra, que tiene la densidad de población más baja de España, estemos cerrados y en Madrid, con mucha mayor densidad, no; estamos siendo los paganos de la crisis», defiende el empresario turístico, quien se muestra partidario de establecer aforos por porcentajes en función del tamaño de las casas, cierres en función de las áreas de salud y ayudas directas a los afectados, no en vano la «promesa» de dar mil euros por establecimiento aún no se ha materializado.

De todo esto hablarán este miércoles con el delegado territorial de la Junta en Ávila, José Francisco Hernández Herrero, en una reunión que será la primera de esta plataforma con la Junta de Castilla y León. El colectivo, que está presente en las redes sociales y cuenta con una web activa sosturismorural.com, planteará algunas de las propuestas que a su juicio lograrían aliviar su «penosa situación», tales como la concesión de ayudas directas. 

La Plataforma SOS Turismo Rural espera que de esta reunión salga «un compromiso serio» de ayuda al sector y un trabajo responsable por parte de la Consejería de Turismo que siempre ha demostrado una «dedicación exquisita», aseguran, ante las necesidades del turismo rural.  

Sobre la situación del turismo rural abulense, Julio Sánchez se teme que muchos establecimientos «se van a  ir al garete», sobre todo los más nuevos. «Yo estoy teniendo cero ingresos, y así el 80-90%, y gastos un montón, la cuota de autónomos, el IBI, el agua, las basuras, los suministros.... no puedo quitar la luz porque luego me saldría más caro reengancharme ni tampoco internet, porque tengo una cámara de vigilancia, y lo peor es que esto se va a alargar hasta mayo», apunta. Y es que, aunque los movimientos en Castilla y León están permitidos, «nuestra principal bolsa de clientes está en Madrid», lamenta.  



Las más vistas