scorecardresearch

Galardones al buen corazón

B.M
-

Los Premios Fundabem a la Solidaridad 2021 reconocieron iniciativas de filantropía, empresas solidarias, generosidad ante la covid e incluso cooperación internacional

Galardones al buen corazón - Foto: Isabel García

Aunque se haga de forma altruista, nunca está de más un reconocimiento a las acciones solidarias. Y esto es precisamente lo que se hizo en los Premios Fundabem a la Solidaridad 2021, con reconocimientos a la filantropía, empresas solidarias, generosidad ante la covid-19 e incluso cooperación internacional.

Fernando García, presidente de Fundabem, explicó que con los premios se pretende «reconocer, honrar y premiar a empresas que nos ayudan a ser más fuertes como sociedad y nos dan un ejemplo y apoyo en acciones concretas para que ninguna persona se quede atrás. Es un acto de reconocimiento a personas y empresas que, una vez más, vienen mostrando la solidaridad con quienes más lo necesitan».

De los premiados de este año destacó «el buen corazón», el esfuerzo que hacen por ayudar desde sus distintos ámbitos, personales o empresariales, en diferentes actividades, apoyando y facilitando recursos a Fundabem, que al final «es un distribuidor de recursos, unos canalizadores». Por eso quiso alabar su «generosidad».

Generosidad como la llegada desde Fundación Sage, representada en el acto por Isabel Hernández, manager de Sage Foundation Sothern Europe, que recibió el Premio a la Empresa Solidariam que  señaló que están encantados de apoyar la empleabilidad de personas con diversidad funcional. Llevan años apoyando a Fundabem, teniendo en cuenta que la Fundación Sage apoya sobre todo la educación de calidad y el empleo decente. «Nuestro propósito es procurar que todas las personas tengan oportunidades de tener éxito a través del trabajo y la educación», aseguró.

En esta categoría se encontraba también Beatriz Delgado, CEO de la empresa Mindshare España, que se dedica a conectar a las marcas con sus consumidores. «Estamos encantados de recibir este premio, es maravilloso, quizá el mejor premio de mi carrera. Estamos tremendamente satisfechos de poder ayudar a personas con capacidades diferentes para encontrar un trabajo», dijo. Lo que han hecho es ayudar a Fundabem con 'Un pueblo, un bosque' y a que las personas con capacidades diferentes puedan tener un trabajo estable, lo que «es maravilloso».

Desde la Fundación Alma Tecnológica, su presidente, Nicolás Redondo Terreros, se encargó de recoger el Premio a la Filantropía. Recordó que la fundación fue inspirada por un abulense, Aurelio Delgado, y aseguró estar muy contento «con el reconocimiento dentro de su objetivo de la integración laboral de niños con discapacidades a través de todos los nuevos instrumentos que tenemos hoy en día, con las nuevas tecnologías». En ello apoyan a Fundabem pero también tienen otros proyectos, por ejemplo con cursos tecnológicos a niños con riesgo de exclusión social para integrarles en el mundo laboral.

En el Premio a la Generosidad ante la covid-19 se encontraba la enfermera Esther Gómez, presidenta de la asociación 'Acortando la distancia, asociación que consiguió donar 2.000 teléfonos a toda España porque que en un mundo tan digitalizado «no nos podíamos permitir que la gente estuviera muriendo sola en los hospitales» y, en el caso de Fundabem, conseguir que los «chicos que estaban en los pisos tutelados, y que estaban también aislados, tuvieran internet y conectarse con sus familias».

Este premio fue también para Luis Duque, representante de la Gestoría Duque, a quien se premió por «donativos en material sanitario que hice en su día en favor de la asociación». «Soy una persona normal y corriente que en un momento dado hace una donación, una entrega de medios para favorecer a mis semejantes», indicó.

El Premio Cooperación Internacional fue para el chef José Andrés y la fundación World Central Kitchen, que estuvo representada por Iván Hernández, de Toixos Food. Se refirió Hernández a que su labor es «que a nadie le falte un plato de comida cuando hay una pandemia, un incendio, una catástrofe natural». Al final, que «nadie pase hambre y que las primeras necesidades cuando hay una catástrofe, aunque no sean alimenticias, también intentarlas cubrir».