Hacia la 'normalidad'

B.M
-

La recuperación de actividad hospitalaria pasa por llevar la agenda también a turno de tarde, pruebas de detección covidantes de operaciones o pruebas, interconsultas y dedicar más tiempo entre las consultas para evitar aglomeraciones

Hacia la 'normalidad' - Foto: Isabel García

beatriz mas / ávila
Aún es muy pronto para hablar de vuelta a la ‘normalidad’ en los espacios sanitarios, si bien es cierto que en las últimas semanas se ha ido viendo como se recuperaban servicios y espacios tanto en Atención Primaria como en la Hospitalaria según iban descendiendo los casos covid. Aún así, la atención a esta patología, con un área específica de hospitalización para posibles pacientes covid, y la necesidad de dobles circuitos siguen siendo un condicionantes en la atención al resto de pacientes.
Desde un inicio la pandemia de la covid-19 supuso una reorganización de toda la actividad asistencial del Complejo Asistencial de Ávila, con la irrupción de la actividad programada, tanto quirúrgica como de consultas y pruebas, lo que llevó a reorganizar la estructura del hospital y los recursos humanos para dar soporte a la urgencia y a la hospitalización de los afectados por el coronavirus. Importantes cambios que, sin embargo, ahora, han visto como iban volviendo atrás con la recuperación de la ubicación de las distintas unidades de hospitalización a sus espacios.
Según se ha producido una evolución favorable de la pandemia, se ha ido recuperando la actividad de forma escalonada, en un principio manteniendo la actividad preferente y la quirúrgica prioritaria y, según la curva epidémica comenzaba a remitir, reanudando la asistencia con la atención ordinaria, aumentando el tiempo de consulta entre paciente y paciente, implantando el turno de tarde en algunas consultas y apoyándose en el distanciamiento social, lo que llevó a trasladar consultas al hospital Provincial para aumentar el espacio dedicado a las consultas.
En el área quirúrgica, se vieron condicionados por tener que atender al paciente crítico y por la ocupación de la UCI extendida. Sin embargo, el número de quirófanos ha ido aumentando a medida que se disponían de camas de reanimación y se ha potenciado la utilización de quirófanos en jornada de mañana y tarde, informan desde la Gerencia de Asistencia Sanitaria.
Para estos avances, con la intención de proteger a los trabajadores y al propio hospital, explican, se realizan procedimientos diagnósticos frente a la covid en los pacientes a los que se les va a someter a una intervención quirúrgica, lo que también se lleva a cabo en el momento de pruebas. Para ello se cuenta con un protocolo sobre la petición de pruebas para la detección de la infección para los pacientes de procedimientos programados (intervenciones quirúrgicas, hospital de día, pruebas diagnósticas) de modo que el servicio de admisión cita a los pacientes de lunes a sábado para la realización de la prueba PCR con 72 horas de antelación, cómo máximo, al procedimiento. Esto se hace de forma coordinada con los centros de salud para evitar desplazamientos. No falta tampoco la instalación de medidas de prevención y control en todos los accesos a los recintos hospitalarios, con medidas de seguridad para pacientes y profesionales. Un ejemplo se puede ver en el acceso de consultas externas del hospital Nuestra Señora de Sonsoles, con su disposición de un espacio para control del acceso, con gel hidroalcohólico y toma de temperatura.
En el caso de procedimientos y pruebas, a medida que los servicios han ido recuperando a sus facultativos, se ha ido potenciando el desarrollo de su actividad, comenzando por las endoscopias y radiología, manteniendo el distanciamiento social y la no agregación de los pacientes, aumentando los tiempos de realización de pruebas y limitando el acompañamiento de los pacientes. Se aumenta el tiempo dedicado al paciente, disminuyendo el número de pacientes presenciales por agenda con consultas por la tarde para aumentar el número de agendas y los pacientes vistos de forma presencial. Aún así, se indica que consultas no presenciales permiten una valoración por parte del médico de la prioridad de la cita mientras se mantiene la telemedicina. En este sentido, el último dato proporcionado habla de que la lista de espera de pruebas ha disminuido al poder realizarse pruebas pendientes sin haber retomado la actividad de consultas, pasando de 3.113 a 2.010 pacientes.
En el área hospitalaria, otra parte esencial es la de consultas externas, que se vio especialmente afectada puesto que al comienzo de la declaración del estado de alarma se comenzaron a desprogramar todas estas consultas, aunque cuando fue posible el especialista se puso en contacto con los pacientes para realizar la consulta por vía telefónica, señalan. Aún así, es cierto que en algunos servicios todos los profesionales estaban dedicados a la hospitalización de los pacientes y no pudieron desarrollar la labor de consulta externa.
Desde mayo, de forma paulatina, se comenzó a atender a pacientes de forma presencial, cumpliendo con el distanciamiento y obligando a adaptar las agendas de los servicios. De nuevo fue necesario aumentar el tiempo dedicado a cada paciente y reducir el número de pacientes presenciales para evitar acumulaciones en las salas de espera. Algunos servicios como Cardiología, Oftalmología, Endocrinología y pruebas de radiodiagnóstico como ecografías han pasado a desarrollar su actividad en horario de tarde, de nuevo con reestructuración de agendas y con la citación de quienes estaban pendientes.
Para coordinar la demanda procedente de Atención Primaria se ha establecido además un protocolo de solicitud de interconsultas no presenciales para Atención Hospitalaria desde Primaria. Esto supone que se hace una valoración previa de la situación del paciente por parte del especialista hospitalario, pudiendo solicitar pruebas previas, evitando desplazamientos innecesarios, revisando la prioridad en la atención y la posibilidad de una atención no presencial. Con ello se puede hacer una consulta de alta resolución.
Evitar aglomeraciones supone una de las prioridades que no se quiere dejar de lado en esta recuperación sanitaria. De ahí ese mayor tiempo entre consultas o recurrir a tiempos de tarde pero también se ha organizado un sistema de citación para las extracciones de muestras de laboratorio de análisis clínicos y hematología. 
Además ya se ha comenzado a pasar consulta en el CEP de Arenas, con consultas de Traumatología, Anestesia y Oftalmología, manteniendo el hospital de día martes y miércoles, y con la previsión de ir incluyendo otras especialidades.
En lo que no hay cambios es en el mantenimiento del doble circuito de atención en Urgencias, con una zona de triaje y valoración de los pacientes y un circuito específico para la atención a pacientes con posible sintomatología covid mientras que ya se ha recuperado la implantación programada de dispositivos cardiacos (marcapasos y desfibriladores) y se trabaja en las obras de la ampliación de la UCI y el nuevo TAC para el hospital Provincial. 
En este hospital se ha procedido a ampliar el área de consultas externas con traslados de Neurología o Dermatología por lo que pasa a tener consultas de las especialidades de Aparato Locomotor, Dermatología, Medicina Interna, Neurología, Oftalmología, Psiquiatría, Psiquiatría infantojuvenil, Reumatología, Rehabilitación o Traumatología.